Foto: Especial
Se siguió el protocolo para determinar si hubo abuso

Una joven de 17 años presuntamente fue víctima de tocamientos por parte de sus amigos, por lo que se investiga también si fue víctima de abuso sexual.

Según las primeras investigaciones, la menor había ido a una fiesta cerca de su casa en la colonia Misión Cerritos, pero al sentirse cansada pidió una cama y se acostó a descansar.

La menor asegura que no recuerda qué pasó después; sin embargo, Javier “N”, de 52 años y padre de la menor, fue a buscarla y la llevó a su domicilio, pero notó que la hija estaba comportándose de manera extraña e inclusive no se sentía bien.

Preocupado por la salud de su hija, el padre llamó a una ambulancia para que revisaran su estado de salud.

Tras realizarle una inspección, paramédicos la iban a llevar al Hospital General, para seguir con el protocolo en posibles casos de abuso, pero su familia prefirió que fuera llevada a la Clínica Magisterio.

Al nosocomio llegó personal de la Unidad de Integración Familiar (UNIF) y de la Procuraduría para niños, niñas y la familia (Pronnif) para tomar conocimiento de lo sucedido y seguir el protocolo para determinar si la menor fue víctima de abuso sexual.

Será la autoridad correspondiente que realice las investigaciones pertinentes y se determine si la menor fue víctima de abuso sexual.

También determinará si se abrirá una carpeta de investigación en contra de los amigos de la menor y que respondan por lo sucedido el pasado sábado.