Bardem compartió en la ONU su experiencia como miembro de una expedición de Greenpeace a la Antártida para concienciar al mundo sobre los cambios que están sufriendo los océanos como consecuencia de la actividad humana y el cambio climático.

El actor español Javier Bardem pidió a los países de la ONU que negocian un tratado para proteger la biodiversidad de los océanos, que escuchen el clamor de millones de personas y no pierdan esta oportunidad de proteger las aguas que cubren el planeta.

"Sin los océanos, la vida en la Tierra simplemente no sería viable. Y son ustedes, delegados, quienes aquí y ahora están a cargo de esta sagrada responsabilidad. Tienen ante sí una oportunidad histórica", dijo el actor en la sede de Naciones Unidas.

Asimismo, recordó que existe un "creciente movimiento global fuera de esta sala que está pidiendo la protección de nuestros océanos y de las ballenas, tortugas, pingüinos y todos los demás animales para los que los mares son su hogar".

El actor español Javier Bardem habla en un evento especial para un fuerte Tratado del Océano Mundial en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, Nueva York. Foto: EFE/EPA

"El mundo les está observando mientras negocian este tratado internacional de los océanos. No podemos permitirnos el lujo de equivocarnos", agregó Bardem en una intervención organizada por la ONG Greenpeace y enmarcada en unas conferencias de la ONU para elaborar un tratado que proteja la biodiversidad en aguas internacionales.

En el arranque de su intervención, Bardem, que reconoció que tenía muy poca experiencia sobre cómo se tratan las distintas cuestiones en Naciones Unidas, también criticó la escasez de representantes presentes en la sala.

"Veo demasiadas sillas vacías aquí, lo que me preocupa mucho, porque lo que estamos tratado aquí es un deber, un deber, no algo que solamente pensamos que es importante hacer", dijo.

Bardem, que compartió en la ONU su experiencia como miembro de una expedición de Greenpeace a la Antártida para concienciar al mundo sobre los cambios que están sufriendo los océanos como consecuencia de la actividad humana y el cambio climático, apeló en varias ocasiones a la comunidad internacional a "hacer su parte".

"Nuestros océanos están al borde del colapso y todos somos en parte culpables de ello. Ahora también todos debemos hacer algo para detenerlo: especialmente ustedes, en esta habitación", dijo.

El actor español Javier Bardem sostiene una pancarta de Greenpeace en Times Square, Nueva York. Foto: EFE/EPA

Asimismo, durante la presentación, la bióloga y activista de Greenpeace Sandra Schoettner, subrayó: "Todos sabemos, pero quizá no lo suficiente, que los océanos son la sangre de la vida de nuestro planeta y lo hacen habitable produciendo al menos la mitad del oxígeno que respiramos".

Según Schoettner, "los océanos están bajo presión como nunca antes" por "los impactos acumulados de las actividades humanas cambio climático".

Por ello, subrayó que si el mundo quiere mantener unos océanos "saludables" y "evitar una crisis oceánica irreversible en el futuro cercano, tenemos que proteger, al menos, un 30 por ciento de nuestros océanos para el año 2030".

Durante las sesiones, que se prolongarán hasta el 30 de agosto, se discutirá un borrador que, según la presidenta del encuentro, la diplomática Rena Lee, pretende convertirse en menos de un año en un "instrumento jurídicamente vinculante sobre el uso sostenible y la conservación de la biodiversidad marina de las zonas situadas fuera de la jurisdicción nacional".