Cuartoscuro
Aunque tuvo logros comerciales, fue en lo deportivo en donde Salinas quedó mucho a deber como presidente de la LMB

Con sólo dos años en el cargo, finalmente Javier Salinas decidió dejar la Presidencia Ejecutiva de la Liga Mexicana de Beisbol, luego de ser constantemente cuestionado por su manera de dirigir el beisbol mexicano.

Aunque la misma LMB indicó en un boletín, que Salinas dejó su cargo debido a que tenía otros retos personales que buscaba realizar, además de enaltecer los logros dentro de su gestión, la verdad es que varios equipos se habían manifestado en contra de sus ideas.

“La asamblea reconoce y agradece a Javier Salinas por su gestión que inició en 2017 y logró notables avances en la administración de la LMB”, dio a conocer en su comunicado de prensa.

Los logros que se mencionan son en su mayoría en la parte comercial y la mercadotecnia, pero es en la parte deportiva en donde su gestión dejó mucho que criticar.

De hecho uno de los puntos más críticos fue el fallido convenio de peloteros entre la Liga Mexicaba de Beisbol y las Grandes Ligas, en donde se estipuló que los equipos mexicanos no recibirían bono por el derecho de formación en las firmas de peloteros.

También hay que recordar las polémicas declaraciones de dueños de equipos, que acusaban a Salinas de tener equipos a los que se les favorecía, además de no apoyar a otros equipos con problemas financieros.

Tal es el caso de los Generales de Durango, donde el dueño Virgilio Ruiz puso en venta al equipo argumentando que la propia dirigencia de la LMB lo presionaba para tomar esta determinación, en lugar de apoyarlo para mantener el beisbol en esa entidad.

Además hay que recordar el fallido experimento de la temporada 2017, en la que se realizaron dos torneos, teniendo un campeón en cada uno de ellos, pero que varios equipos vivieron cierta crisis al quedar fuera de playoffs y no poder meter gente a sus estadios.