Archivo
Jetty es una exitosa aplicación que se utiliza para transporte en la Ciudad de México.

Aunque el sistema de transporte Jetty enfrentó resistencia para su funcionamiento en la Ciudad de México, finalmente demostró ser un proyecto exitoso, tanto que ha sido reconocido por el Instituto Tecnológico de Massachusetts.

—En estos años ¿cuáles han sido los principales retos? Había resistencia por parte de los operadores tradicionales al inicio—

“Ese ha sido uno de los principales retos, cuando lanzamos fuimos recibidos con escepticismo y resistencia por parte de los empresarios transportistas tradicionales que nos veían como una amenaza, como invasores de rutas”, dice el saltillense Onésimo Flores, creador del proyecto, y agrega:

“A dos años de distancia puedo decir que el 100 por ciento de los vehículos que operan en nuestra plataforma son propiedad de empresarios transportistas tradicionales que han visto con nosotros la oportunidad de hacer su mercado más grande, poder incrementar sus ingresos y poder dignificar su labor cumpliendo con sus pasajeros de la mejor manera. Sigue siendo un reto porque nos hemos asociado con algunos pero hay otros que nos siguen viendo con recelo.

“El segundo gran reto tiene que ver con la regulación, estamos pasando por una etapa en la que está combinando la forma en la que se proveen servicios de transporte. La verdad es que la realidad cambia antes de que entre en vigor la regulación, entonces el reto es encontrar un marco regulatorio que nos permita seguir innovando sin que comprometamos el interés público es un reto muy grande. Afortunadamente en las ciudades que operamos hemos encontrado bastante apertura hasta el momento.

“Finalmente el reto es el tema de costos, lo que hacemos pero más barato. Invertir en desarrollo en atención a clientes. Si tienes un problema a bordo de un Jetty hay una persona que te contesta, básicamente funciona como un botón de pánico o un centro de atención a clientes, cosas como esa cuesta. No aceptamos cash, entonces eso implica que haya un costo de transacción que como una tarjeta de crédito te quita un porcentaje. Ahorita nuestro boleto más barato es de 25 pesos en Ciudad de México y 20 en Puebla. En la medida en que tratamos de ofrecer servicios más baratos, es más difícil trabaja como lo estamos haciendo ahorita sin comprometer calidad”.

—¿Qué hace falta para que lleguen a Saltillo?—

“A mí como saltillense me encantaría, ojalá que algún día sea posible. He tenido conversaciones informales con algunas autoridades municipales y estatales y con algunos transportistas de Saltillo.

“El sueño nuestro sería poder contribuir a ciudades de tamaño mediano como Saltillo, donde las tarifas sean muy bajas colaborando con los empresarios transportistas locales.

“Lo que nos falta para avanzar es la posibilidad de tener un marco para poder pilotear nuestro servicio, evaluar juntos hasta donde lo podemos llevar sin impactar demasiado en el costo del pasaje.

“Si se piensa, la verdad es que el banderazo de taxi en Saltillo es absurdamente barato, eso lo que hace es que por un lado los transportistas pierdan pasajeros y por otro lado es difícil la entrada de plataformas como la nuestra, porque competiríamos con pasajes más baratos”.