Foto: Tomada de Internet
Su terapista aseguró que Sara Sosa entró en shock, pues nadie esperaba que José José mueriera

José José no murió en los brazos de ninguno de sus familiares, sino en los de su terapista de reiki, Bárbara Reyes como ella misma lo confirmó a Ventaneando:

Ella contó que la mañana del sábado 28 de septiembre ella estaba en el hospital donde se encontraba el Príncipe de la Canción realizándole terapia cuando falleció.

Reyes aseguró que Sara Sosa entró en shock, pues nadie esperaba que José José mueriera:

Encontré a José que estaba entubado, estaba con los ojos cerrados y Sari me explicó que podía hablar, que él me escuchaba, yo le tomé la mano”.

Cuando le estaba dando una sesión al lado de su hijo, aquél aparato donde estaba conectado José José se puso roja y empezó a ponerse una línea recta, Sari que estaba a mi lado no lo podía creer”. 

Bárbara aseguró que se quedó ahí para apoyar a Sara Sosa que “estaba dando unos gritos muy grandes, no aceptaba que su papá se estaba yendo”.

Dice que partió tranquilo y asegura que el Príncipe de la Canción murió por fallas múltiples en sus órganos. 

Su terapista de reiki contó que tan asiduo a esta técnica se hizo que estando hospitalizado, Bárbara fue a visitarlo en varias ocasiones. 

Los asiduos a la práctica del reiki creen que a través de una técnica llamada imposición de manos o toque terapéutico se transfiere desde las palmas una “energía universal” (reiki) hacia el paciente con el fin de promover la curación emocional o física.