Foto: Ulises Martínez 56 años de edad tiene el lesionado.
Jesús Eduardo Silveira sufrió serios golpes, ya que no pudo evitar el choque con un camión de deshechos

En estado grave, con lesiones en el tórax y varios golpes en el cuerpo fue ingresado a las instalaciones de la Clínica Dos del IMSS, Jesús Eduardo Silveira Medina, quien quedó atrapado en el interior de su auto al chocar contra un camión en la carretera a Torreón.

A las 07:15 horas del lunes, de manera inmediata el personal de bomberos acudió al reporte del accidente registrado en el kilómetro 8+500, donde se reportaba un prensado.

Jesús circulaba en un Chevrolet Spark con placas de circulación FKN 7588, con dirección a Saltillo. De pronto se le atravesó el camión Kenworth de la empresa GEN, con placas de circulación 96 AG 6F del servicio público federal, con número económico 2626. El camión era conducido por José Luis Valente Díaz.

El operador de la unidad de recolección de basura dijo que iba a dar vuelta para ingresar a las instalaciones del relleno sanitario y no vio ningún automóvil que viniera a lo lejos, por lo que se dirigió hacia el retorno.

Fue en el inicio de las llantas traseras donde el frente del auto conducido por Jesús se estrelló; el frente del Spark quedó destruido y Jesús atrapado.

Atorado. Las labores de rescate del conductor del auto compacto se alargaron, para no complicar su ya de por sí delicado estado.
Estabilizado. Ya que se pudo extraer al herido, se le trasladó a la clínica, ya que requería de atención especializada.

A pesar de llevar el cinturón de seguridad, con el tórax Jesús se estrelló contra el volante, lo que ocasionó aparentemente lesiones internas, además de otros golpes con el vehículo.   Paramédicos de bomberos realizaron maniobras para colocarle oxígeno, mientras se le liberaba y preparaba para sacarlo del auto y subirlo a la ambulancia para su traslado a las instalaciones médicas.

El lesionado fue reportado como estable, sin embargo al llegar al hospital la salud de Jesús se complicó, por lo que los médicos tienen un pronóstico reservado de su salud.