Sobreviviente. El bebé viajaba en esta camioneta que fue arrastrada por las aguas del arroyo El Saucillo. HÉCTOR GARCÍA / ARCHIVO
Aplicándole la maniobra de Heimlich, el pequeñín vuelve a respirar

Alexander es paramédico que tiene preparación en primeros auxilios aprendidos en la Cruz Roja de Villahermosa, Tabasco; lleva un mes trabajando en Saltillo y ya le salvó la vida a un bebé.

Alexander de los Santos González es un joven de 19 años procedente de Tabasco, el cual reanimó con primeros auxilios a Leonardo, un bebé de un año de edad que viajaba en la camioneta Ford Roja que fue arrastrada en el arroyo Saucillo, accidente en el que perdieron la vida dos personas.

Leonardo fue llevado por una mujer, de la cual se desconoce su identidad, a la caseta de vigilancia de una de las empresas del Parque Industrial Server, que queda a unos kilómetros de donde ocurrió la tragedia, en los límites de Ramos Arizpe y Arteaga.

La mujer llegó en un automóvil blanco en estado de shock, clamando por ayuda. El bebé no reaccionaba, según Alexander.

Eran aproximadamente las 16:30 del domingo cuando el joven vigilante escuchó los gritos de auxilio provenientes del carro blanco que se estacionó frente a su caseta.

“Como las 04:20 de la tarde se acercó un coche blanco. Se bajó una muchacha de unos 22 años pidiendo ayuda. Salí de la caseta y ví que tenía un bebé. La atendí como se debe: chequé espiración, su pulso. La muchacha me comentó que sobrivió a un accidente y que al bebé lo arrastró la corriente.

“El pequeño estaba mojado, por lo que en estos casos se debe de quitar la ropa y cubrirlo con algo caliente”, explica Alexander, quien procedió a revisar sus fosas nasales para saber si no había obstrucciones.

“Procedí a desvestirlo para que no le diera hipotermia. Lo cubrí con un abrigo y al hacer la maniobra de Heimlich, revise su cavidad oral y vi que tenía tierra y ya no estaba respirando. Después de la maniobra, empezó a llorar y fue cuando recobró la conciencia”, señaló Alexander.

La maniobra de Heimlich en bebés neonatales consiste en ponerlo boca abajo, cruzar brazos y cruzar piernas y dar cinco golpes en medio de los omoplatos. Esto genera una presión para que el objeto que esté obstruyendo sus vías respiratorias salga expulsado.

SANO Y SALVO

Después de que Alexander le regresará la vida al bebé, un ingeniero de la empresa de la que es guardia, se ofreció a llevar al menor y a la mujer que lo acompañaba a un hospital cercano. Cuando lo llevaban en camino, un camión de bomberos llegaba a la zona, el cual asistió a los civiles y fueron quienes llevaron a Leonardo a la Clínica Número Uno del Seguro Social.

Hasta el día de ayer, según su tío Adolfo Mata, Leonardo se encuentra estable y esperan que sea dado de alta el día de hoy martes.

La madrugada del lunes el pequeño quedó internado para observar sus reacciones al momento de probar alimentos y beber agua.

Christian Martínez

A los 25 años fundó su revista cultura independiente “La Negra Plata” proyecto ganador del PACM y C y publicó su primer libro literario a los 27, titulado “Crónica de un Salto”. Actualmente cubre las fuentes relacionadas con el Sistemas de Salud y sus variantes, las diversas manifestaciones religiosas que hay en la región  y el consumo de drogas entre la población. Lleva trabajando como reportero 3 años. Es licenciado en Letras Españolas y de Administración de Empresas por la Universidad Autónoma de Coahuila.