El pequeño vibrador, que pesa apenas 24 gramos. no había entrado por la vagina, sino que se había deslizado dentro de la uretra de la mujer y luego se había introducido en su vejiga. Foto: Especial
“No he visto un caso como este en toda mi carrera", indicó uno de los cirujanos que la intervino. En un momento determinado hizo un movimiento que terminó insertando el vibrador dentro de su cuerpo

Entre los juguetes sexuales, tal vez los más conocidos son los vibradores. Estos objetos vienen en diversas presentaciones. Una de estas es la versión miniatura, la cuál una mujer usaba después de una cena con su novio, y que la terminó llevando a la sala de operaciones.

La protagonista del incidente, que pidió al medio AZ Family mantenerse en el anonimato, es de Arizona (EU). Ella llevaba un collar vibrador en la parte externa de sus genitales cuando regresaba a su casa después de la velada.

Sin embargo, en un momento determinado hizo un movimiento que terminó insertando el vibrador dentro de su cuerpo. En declaraciones al medio, declaró que sintió un “dolor muy agudo” y que no estaba segura de dónde había ido el dispositivo.

“La primera reacción fue de pánico porque acababa de perder algo dentro de mi que aún no se apagaba”, recuerda.

Con el objeto aún vibrando dentro de su cuerpo, la mujer acudió al hospital. Allí, tras realizar exámenes en la pelvis, el personal de la sala de emergencias no pudo detectar el dispositivo dentro de la vagina de la mujer.

El vibrador es vendido como colgante por la compañía Crave, que ofrece una versión plateada y otra bañada en oro. Foto: Especial

“Estaba realmente sorprendido cuando miro el abdomen y me doy cuenta de que este dispositivo está realmente en la vejiga. Nunca he visto un caso como este en toda mi carrera", declaró el Dr. Greg Marchand a AZ Family.

Evidentemente, el pequeño vibrador, que pesa apenas 24 gramos. no había entrado por la vagina, sino que se había deslizado dentro de la uretra de la mujer y luego se había introducido en su vejiga, donde se había acomodado de lado.

Tras la intervención quirúrgica, finalmente pudieron extraer el objeto.

El vibrador es vendido como colgante por la compañía Crave, que ofrece una versión plateada y otra bañada en oro.

Ahora, la mujer planea demandar a dicha empresa por no divulgar una advertencia sobre el producto.