Archivo
El rapero estadounidense es considerado uno de los mejores en su género; en los últimos años su matrimonio con Kim Kardashian y sus declaraciones a favor de Donald Trump, lo han puesto en el ojo del huracán

Kanye West no es un rapero más, el cantante tiene una larga trayectoria que lo ha consolidado como uno de los grandes exponentes del rap a nivel mundial, a pesar de que en los últimos años sus extraños comportamientos y sus experimentales trabajos musicales le han hecho ganar más detractores que fanáticos.

Pero junio es el mes de West, ya que el originario de Atlanta, Georgia, celebra 41 años de vida este ocho de junio, lo que aprovechó para lanzar dos producciones discográficas completamente inéditas después de que en 2016 lanzará su séptimo disco “The Life of Pablo”, y que posteriormente abandonara su gira para concentrarse en su carrera en el mundo de la moda, con su línea Yeezy tanto en calzado como en prendas de vestir lujosas.

“Ye” y “Kids See Ghost”, este segundo a dueto con el rapero Kid Cud, suponen el regreso del artista, que decidió reabrir sus redes sociales y abarrotarlas con mensajes un tanto inquietantes, posteriormente realizó fuertes declaraciones a favor del también polémico presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

ARTE EN MÚSICA
Pero llegar a este punto en Hollywood para Kanye no ha sido fácil, el artista nacido en 1977 está considerado como uno de los músicos más influyentes del rap en la actualidad y su discografía incluye aplaudidos álbumes como “My Beautiful Dark Twisted Fantasy” de 2010 o “Yeezus” de 2013. 

Kanye West anunció a principios de año que lanzaría cuatro álbumes, uno de su autoría y tres en los que es productor o colaborador con alguno de sus amigos raperos como Pusha-T, Nas y Teyana Taylor.

En mayo, West lanzó los primeros dos sencillos de “Ye”, “Lift Yourself” una canción que habla sobre ir al baño y “Ye vs. the People”, tema que relata un debate entre un político y la gente.

Archivo

De acuerdo con una entrevista que dio el músico al locutor Big Boy, el título del disco estuvo inspirado en la Biblia y en la unidad: “Creo que ‘Ye’ es una palabra comúnmente usada en la Biblia, donde significa ‘tú’, así tú soy yo, yo soy nosotros, eso es nosotros. Viene también de ‘Kanye’, que significa el ‘único’. Es una reflexión de nuestro bien, nuestro mal, nuestras confusiones, todo. El álbum es una reflexión de quienes somos”, puntualizó.

Según Kim Kardashian West, su esposa desde 2014, la portada del disco es una fotografía que Kanye capturó con su iPhone mientras viajaba a la fiesta para escuchar el álbum. Según Vulture, la foto retrata las montañas de Wyoming y tiene escrito en medio la leyenda “odio ser bipolar, es grandioso”, lo que refleja el reciente diagnóstico que le hicieron los médicos sobre su salud mental.

FAN DEL ESCÁNDALO
Pero su vida siempre ha estado llena de drama, quizá mucho más del que vive su controversial esposa. El mayor escándalo del rapero estadounidense a través de los años fue durante los MTV Video Music Awards de 2009, cuando Taylor Swift estaba en el escenario recibiendo el premio a Mejor Video Femenino, categoría en la que competía Beyoncé, Kanye interrumpió el discurso de la cantante y aseguró que Beyoncé merecía el premio más que ella.

En su álbum “The Life Of Pablo”, está incluido un tema donde habla sobre su conflicto con Taylor Swift y en la letra el cantante dice: “Yo siento que Taylor y yo aún podríamos tener sexo. ¿Por qué? Yo hice famosa a esa perra”. La controversia de este álbum siguió, ya que en la portada del material se podía aprecian una foto de muñecos de cera de famosos como su esposa Kim, su exnovia Amber Rose, el expresidente George W. Bush, el actual presidente Donald Trump, la cantante Rihanna y su exnovio, el también cantante Chris Brown, Caitlyn Jenner, Bill Cosby y, obviamente, Taylor Swift, todos completamente desnudos en una misma cama.

Durante un descabellado discurso que dio en los Video Music Awards en 2015, donde le rindieron un tributo especial, Kanye dejó a todos boquiabiertos asegurando que para 2020 o 2024, se lanzará como presidente de los Estados Unidos. Poco tiempo después, hasta su esposa comentó en una entrevista que lo dijo en serio.

A finales del 2016, West protagonizó uno de los hechos más polémicos durante uno de sus conciertos. El rapero comenzó a hablar de celebridades como Beyoncé, Jay Z o Barack Obama. Entre sus frases de la noche, dijo que Obama llegó a donde estaba sin poder ser él mismo, luego afirmó que Jay Z tenía matones y le pidió que no le hiciera nada y que hablaran como hombres, todo esto después de no apoyarlos en el dramático asalto que sufrió Kim ese mismo año en París.

La más reciente del rapero fue hace unos meses, cuando tuiteó una serie de mensajes positivos sobre Trump. No solo recibió una avalancha de críticas, sino que perdió millones de seguidores en una cuenta que estaba sumando fanáticos de forma descomunal desde el regreso del artista a esa red social hace 10 días.

Para rematar, Kanye acudió a una entrevista con el medio de entretenimiento TMZ, ahí realizó una declaración que lo cambió todo: “Sé por supuesto que los esclavos no fueron encadenados y embarcados porque así lo quisieran, pero era una elección”, generando cientos de comentarios de desaprobación y resentimientos por parte de la comunidad afroamericana.

A LA CASA BLANCA
De acuerdo con especialistas, todo apunta a que Kim y Kanye buscan llegar a la Casa Blanca, recientemente la más famosa de las Kardashian se reunió con Donald Trump para pedir el indulto de Alice Marie Johnson, una mujer negra de 63 años que lleva casi 22 en una cárcel federal cumpliendo una sentencia de cadena perpetua por posesión de cocaína, sin posibilidad de libertad condicional a pesar de su buena conducta.

Kim lo logró, y la mujer fue indultada el pasado miércoles, lo que hace pensar a muchos que la modelo se encuentra cumpliendo ciertas funciones como si se tratara de una nueva figura pública mucho más política. Inclusive su hermana Kourtney, visitó el Congreso recientemente para discutir sobre cosmética.

Hace unas semanas varias ciudades norteamericanas se llenaron de posters electorales con la cara de Kanye West impresa, dándonos algunas pistas de las intenciones del rapero de desmesurada autoestima.