Autoridades sospechan de banda que sigue y roba a quien retire fuertes cantidades

Pocos minutos duró en las manos de Daniel Udave los 20 mil pesos que retiró de un cajero automático, ya que le fueron arrebatados cuando se entretuvo a reparar las llantas de su vehículo en plenas calles de la zona centro.

Todo ocurrió cuando el afectado se trasladó al cajero que se localiza en el estacionamiento de Plaza Fundadores, sobre periférico Luis Echeverría justo a un lado del mercado de Abastos , para luego regresar a su domicilio que se encuentra en la calle Melchor Múzquiz, entre Fermín Espinoza Armillita y La Fragua.

El hombre nunca detectó que lo seguían los delincuentes, ya que según el afectado al transitar por la calle de Urdiñola, sintió que el tablero de su auto vibró, por lo que detuvo la marcha porque sintió un daño en los neumáticos.

Al ver que las llantas delanteras estaban ponchadas, por seguridad se fue al exterior de su vivienda marcada con 1173 y se dio a la tarea de tratar de retirarlas, pero tal parece que los ladrones aprovecharon su descuido.

El joven escuchó que abrieron la puerta de su vehículo y en lo que se levantaba del suelo para averiguar de qué se trataba, vio a tres sujetos que corrieron y en el interior de su vehículo había un desorden y le hacía falta del sobre. Aunque los siguió le fue imposible detenerlos.

 

DETECTAN MODUS OPERANDI

El denunciante compareció a interponer denuncia formal y ahí le dieron a conocer los detectives de la Policía Investigadora, que es el quinto robo que se comete en la región sureste de Coahuila de la misma manera.

Los oficiales presumen que sea una banda de sudamericanos, que observan a sus víctimas retirar elevadas cantidades y antes de que aborden su carro les ponchas llantas.

Luego los siguen y aprovechar algún descuido o les brindarle ayuda para distraerlos y robarles el dinero.