Foto: Especial
Algunos síntomas de la cuesta de enero ya podrían vislumbrarse desde ahora, pues quienes opten por usar sus créditos en estas fechas sin considerar sus obligaciones económicas, así como los pagos importantes que llegarán en enero

La mitad de personas que planea hacer una compra en El buen fin, que marca el inicio de la temporada de compras de fin de año, enfrenta deudas que en la mayoría de los casos serán liquidadas hasta entrado 2019, aseguraron especialistas del sector.

El inicio de la temporada de compras se da en un momento en que dos de cada 10 consumidores, es decir, 20 por ciento del total, destina al pago de deudas una proporción de su ingreso superior a la recomendada para mantener finanzas sanas, dijo Juan Pablo Zorrilla, director general de la reparadora de crédito Resuelve tu Deuda.

Un sondeo realizado por esa empresa –que ofrece asesoría para que una persona pueda renegociar sus pasivos– muestra que 49 por ciento de las personas que van a realizar alguna compra durante El buen fin tiene compromisos financieros. Dos de cada 10 consumidores que participaron en el ejercicio destinan más de 30 por ciento de sus ingresos mensuales al pago de esos compromisos adquiridos, situación que podría generar un terrible endeudamiento si carecen de planeación financiera o de un uso responsable de los créditos, añadió.

La manera como detectamos a una persona sobrendeudada es segmentando sus ingresos y sus gastos. Si destina más de 30 por ciento de sus ingresos al pago de deudas, es muy probable que ya esté comprometiendo aspectos básicos relacionados con el día a día y, al mismo tiempo, sea más vulnerable ante cualquier imprevisto económico, señaló.

Respecto al tiempo que tardarán en liquidar sus adeudos, 43 por ciento de los encuestados proyectó que demoraría más de medio año, mientras 28 por ciento tardaría de tres a seis meses. Lo anterior implica que seguirán pagando durante El buen fin, así como en otras fechas de alta actividad económica como navidad o fin de año y será hasta 2019 cuando logren cubrir sus créditos.

Algunos síntomas de la cuesta de enero ya podrían vislumbrarse desde ahora, pues quienes opten por usar sus créditos en estas fechas sin considerar sus obligaciones económicas, así como los pagos importantes que llegarán en enero, estarían impulsando la resaca financiera que se asocia a los primeros meses del año, consideró.

“Aunque actividades como El buen fin resultan muy atractivas por sus ofertas, en las decisiones de compra debe imperar el bie-nestar financiero. Si no ahorramos con anterioridad para estas fechas y ocupamos parte del salario en el pago de los créditos, entonces un tarjetazo más podría comprometer el dinero para cubrir necesidades básicas”, alertó Zorrilla.

En relación con los métodos de pago más atractivos, señaló que quienes participarán en El buen fin usarán el débito como la forma de pago preferida, acumulando 38 por ciento de los votos. En cambio, el efectivo y el crédito ocupan la segunda y tercera posición con 32 y 30 por ciento respectivamente.

Contrario a la tendencia general, los endeudados optarán principalmente por el crédito como forma de pago en el próximo Buen fin, con 37 por ciento de las preferencias. Si se toma en cuenta que este segmento ya adquirió obligaciones financieras, el uso de sus tarjetas podría incrementar su deuda o ampliar el plazo de liquidación, dijo.