El 2016 marcó el regreso de la NFL a nuestro país.

Arturo Olivé, director general de la NFL México, logró que el país sea sede de tres partidos de la liga de futbol americano hasta 2018.

Pero, para que esto ocurrieran, se tuvieron que dar las condiciones financieras y de marketing que principalmente apuntaban a enriquecer una buena base de aficionados que hagan atractivo a las empresas traer los partidos.

La NFL en Mexico empezó una restructuración de la afición y del mercado pues se calculaba que en 2005 había apenas ocho millones de aficionados activos, gracias a un programa de posicionamiento agresivo de la marca NFL ahora existen alrededor de 24 millones de aficionados, 25 patrocinadores, y 40 licensatarios que venden productos en más de 2 mil 500 tiendas.

Además convino con las televisoras Televisa y TV Azteca transmisiones semanales de partidos, y empezó a negociar patrocinios para el Super Bowl con marcas mexicanas, así como acuerdos de transmisión de partidos en salas cine.

Según cálculos de Deloitte, traer un partido de la NFL cuesta 12 millones de dólares. La recaudación estimada es de 90 millones de dólares por los tres partidos que vendrán.

Cabe señalar que la Secretaria de Turismo del Gobierno Federal invertirá alrededor de 45 millones de dólares como parte de la organización de estos eventos, pues otro punto importante es atraer turismo de Sudamérica, el cual se estima en 8000 visitantes.

Canadá, Inglaterra, México, y ahora también Brasil, son las cuatro naciones fuera de Estados Unidos donde mayor interés despiertan los juegos de la liga y a favor de México seguirá jugando el hecho de ser el país donde hay más aficionados al futbol americano fuera de este territorio.