Foto: AP
El enviado especial de la ONU para la Educación Global, Gordon Brown, anunció que Naciones Unidas ya ha conseguido comprometer, principalmente de donaciones de la Unión Europea y fondos públicos y privados de países del Golfo, hasta 250 millones.

El enviado especial de la ONU para la Educación Global, Gordon Brown, reclamó hoy a la comunidad internacional 500 millones de dólares para asegurar la escolarización de los niños refugiados sirios en países como Líbano, Turquía, Egipto, Iraq y Jordania.

En rueda de prensa, Brown anunció que Naciones Unidas ya ha conseguido comprometer, principalmente de donaciones de la Unión Europea y fondos públicos y privados de países del Golfo, hasta 250 millones, pero añadió que es "urgente" reunir otros 500 millones para que ningún niño sirio refugiado se quede sin recibir educación.

En ese sentido, Brown confió en que el dinero pueda recaudarse en las próximas semanas "de entidades públicas, organizaciones de caridad u otras organizaciones" ante la conferencia internacional de donantes para Siria que se celebrará en Londres en febrero.

Se calcula que existen alrededor de 1,3 millones de niños en edad escolar en esos países vecinos a Siria y son solo alrededor de 500.000 los que tienen acceso a las aulas.

Brown agradeció a países como Líbano y Jordania que estén dando clases nocturnas a los niños sirios en las mismas escuelas en que por la mañana reciben su educación los alumnos libaneses y jordanos.

"Nadie confiaba en estas iniciativas y están resultando exitosas y una razón para el optimismo", apuntó.

El enviado especial destacó que la educación otorga a los niños y sus familias "esperanza" en su propia región.

"A no ser que demos a los niños oportunidades, cada día nuevas familias decidirán que la única forma de dar un futuro a sus hijos es viajar a Europa", añadió.

"Siria, donde la mayoría de los niños iba a la escuela antes de la guerra civil, tiene ahora a seis millones de menores desplazados", recordó Brown.

"La media de tiempo que un refugiado permanece fuera de su país es una década y si no hacemos nada, algunos niños cuando lleguen a adultos lo harán sin haber ido a la escuela", lamentó.

Por otro lado, señaló que la escolarización es "la mejor herramienta para prevenir la explotación infantil y los matrimonios forzosos", que según alertó Brown se han doblado en últimos años de un 12 a un 26 % entre las niñas sirias refugiadas.