Tour. Tras dejar a los fanáticos en las celdas de Arteaga, el chofer del camión siguió su camino al Estadio Victoria. Cortesía

Un chofer que fue contratado para trasladar a la porra del equipo Rayados del Monterrey al Estadio Victoria de Aguascalientes, no soportó los desmanes que hicieron los fanáticos en el camión y decidió entregarlos ante las autoridades de Arteaga, Coahuila. 

Todo ocurrió alrededor de las 02:30 horas de ayer, cuando el operador de la empresa Tours Alemán, salió de Monterrey, Nuevo León, con destino a Aguascalientes para que los fanáticos presenciaran el encuentro Monterrey contra Necaxa. 

Sin embargo, al ingresar a territorio coahuilense, los pasajeros solicitaban al conductor detenerse de manera continua en restaurantes y tiendas de conveniencia, para utilizar los baños. 

Acción. Los aficionados fueron liberados tras pagar sus multas.

El conductor aseguró que las intenciones de los jóvenes eran hacer daños y robos a los negocios, por lo que les dijo a los aficionados que para no perder tiempo ya no se detendría; los usuarios, enojados por la decisión del chofer, realizaron desmanes en el camión. 

Según informes de la Policía de Arteaga, el chofer fue insultado y amenazado por la porra de Rayados; acto seguido, el conductor se dirigió a las instalaciones de la Policía Municipal. 

Ahí sometieron a 15 de los pasajeros, quienes quedaron a disposición de un juez calificador; el resto de los pasajeros, 10, continuaron su recorrido para llegar al Estadio Victoria. 

En el trayecto de la mañana de ayer, los aficionados fueron liberados tras ser reclamados por sus familiares, quienes se encargaron de pagar sus respectivas multas por insultos y alterar el orden.