Foto: Especial
El líder de Morena en la Cámara de Diputados celebró la aprobación de la reforma y señaló que terminará con los "sindicatos blancos"

El líder parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, afirmó que la reforma laboral no solo beneficiará a los trabajadores de México, sino pondrá fin a la extorsión de líderes sindicales charros contra empresarios.

"Si bien la charrería es el deporte nacional, del que todos nos sentimos orgullosos, el charrismo sindical quedará desterrado para siempre en el México de la cuarta transformación”, puntualizó.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados celebró así la aprobación de la reforma laboral y señaló que el Poder Legislativo se mantiene en la ruta de aprobar cambios de la mayor trascendencia para el país.

"La reforma en materia de democracia sindical y justicia laboral recientemente aprobada por la Cámara de Diputados no solo ofrece mejores condiciones para los trabajadores del país, sino también es una buena noticia para los empresarios que ya no serán más extorsionados por líderes charros", indicó.

Delgado sostuvo, además, que las modificaciones a la Ley Federal del Trabajo permitirán mejorar las condiciones de los trabajadores mexicanos, quienes podrán elegir libremente a qué sindicato pertenecer y elegir democráticamente a sus dirigentes mediante el voto libre, directo, secreto y personal.

"Asimismo cambiará para siempre su relación con los sindicatos y con los empleadores, pues los contratos de protección negociados en lo oscurito también se van a terminar; de aquí en adelante, todos los contratos colectivos tendrán que ser conocidos, aprobados y votados por la mayoría de los trabajadores", dijo.

Agregó que los llamados "sindicatos blancos, dirigidos por líderes abusivos, que nunca veían por los intereses de los trabajadores, pero sí por el interés de sus bolsillos", van a desaparecer.

El legislador aseguró que el Ejecutivo y el Legislativo seguirán trabajando en la garantía de derechos para todos los trabajadores, tanto los que están contratados por el sistema outsourcing, como los trabajadores agrícolas.