Foto: Especial
Uno de los tres distribuidores señalados por el presidente de acaparar contratos y fomentar prácticas monopólicas es filial de Pisa, empresa que se llevó el mayor monto adjudicado en la compra consolidada de fármacos

Por Andrea Vega/@EAndreaVega para Animal Político
 
 
En la licitación para la compra consolidada de medicamentos e insumos para la salud del segundo semestre de 2019, donde en el segmento de fármacos hubo 64% de partidas declaradas desiertas, (672 de 1, 049) y en la que 37% (393) no recibieron propuesta alguna, el gran ganador resultó ser el laboratorio nacional Pisa, del que es filial Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico (DIMESA), una de las tres empresas farmacéuticas señaladas por el presidente Andrés Manuel López Obrador de acaparar contratos y fomentar prácticas monopólicas en la administración anterior

“Como es sabido tres proveedores de medicinas y materiales de curación, las empresas: Farmacias Especializadas, Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico (DIMESA) y MAYPO vendieron en 2018 al ISSSTE y al IMSS, 34 mil 280 millones de pesos, el 62.4% de todas las compras que llevaron a cabo dichas instituciones, sin incluir lo adquirido por la Secretaría de Salud y los gobiernos locales”, dijo López Obrador el pasado 9 de abril.

Pisa participó en la licitación para la compra consolidada de medicamentos y se quedó con un importe total de 888.3 millones de  pesos, al ganar 65 claves que acumulan un total de 75,433,313 piezas. 

Foto: Especial

No sólo eso. Tras el anuncio de que el gobierno federal no se encargaría de la distribución de los fármacos, como se había dicho antes, sino que habrá una licitación para esto, la Secretaria de Hacienda hizo llegar el 25 de junio pasado una invitación para participar en una junta informativa, con los detalles sobre el proyecto de distribución. 

“Pero no nos invitaron a todos, solo a unos pocos, no más de 10, entre ellos los tres vetados”, dijo a Animal Político José Luis García, presidente de la Asociación Mexicana para la Distribución Institucional de la Salud (Asmedis).

El concurso para la distribución de medicamentos está ahora en proceso. En tanto, la empresa de la que Dimesa es filial, Laboratorios Pisa, se quedó con el mayor monto adjudicado en la licitación de medicamentos.

La compañía que quedó en segundo lugar por importe, en el tema de medicamentos, fue Kedrion Mexicana, a quien se le adjudicó un monto de 311.4 millones de pesos. Mientras que en tercer lugar por monto se colocó Bioresearch de Mexico con 235.6 millones.

“Hicieron mucho escándalo sobre el monopolio en el mercado y los tres distribuidores dominantes y al final todo va a quedar casi igual, Pisa se queda con un gran número de claves y DIMESA va por la distribución”, aseguró uno de los participantes en la licitación de medicamentos, quien accedió a platicar con Animal Político pero con la condición de no publicar su nombre. 

Foto: Especial

Las compañías nacionales dominaron en esta licitación de medicamentos al quedarse en total con 290 claves, que suman un monto de 2 mil 918.7 millones de pesos. Esto se debe a que en esta licitación estaban en concurso solo genéricos. La licitación para los de patente, así como la de vacunas, todavía no se realiza. 

Cruce de acusaciones

En el caso de la compra consolidada, que finalizó el pasado viernes 28 de junio, hubo una serie de cuestionamientos y quejas de los participantes, después de un proceso de varios meses que inició en marzo, y que tuvo tres retrasos en la publicación de la convocatoria para la licitación y otros tantos en la junta de aclaraciones. 

Finalmente el gobierno federal sólo consiguió proveedor para el 38% de las partidas de medicamentos e insumos para la salud, que se ofertaron en la licitación de la compra consolidada del segundo semestre de 2019; el 62% restante se declaró desierto. 

De un total de 1,069 fármacos, hubo ofertas de proveedores para 655, lo que quiere decir que para el 61.2% de los productos se consiguió quién las surta, para el 38.8% no; mientras que de material de curación, el total fue de 2,021, de las que 1,268 se quedaron sin adjudicar, es decir el 62.7%.

La noche en la que se dieron a conocer los resultados del proceso, la Secretaría de Hacienda difundió un comunicado en el que informó que en cuanto al material de curación el resultado era similar al de ejercicios anteriores. Sobre los fármacos, solo dijo que había opciones para cubrir la demanda.

Pero los registros, al menos de la licitación de 2018-2019, que se hizo todavía bajo la administración federal anterior y que organizó el IMSS, como lo había hecho desde hace seis años, revelan que hubo una participación baja en el nuevo proceso comparado con el anterior.

Animal Político revisó las actas de los fallos de las licitaciones de finales de 2018, y detectó que, en diciembre del año pasado, en el rubro de material de curación fueron 127 interesados para la licitación internacional y 133 para la nacional, lo que da un total de 260, el 49.9% de las 521 que se estaban requiriendo. En cambio en la licitación que concluyó este 28 de junio, el porcentaje de partidas que se quedaron vacías fue de 62.7%.

Aunque el peor resultado, en comparación con la licitación pasada, fue para la parte de medicamentos. A finales de 2018 solo se declararon 5 partidas desiertas en la nacional y 47 en la internacional, para un total de 52, de las 834 que se licitaron, lo que representa solo un 6.2%, contra el 61.2% de esta última licitación.

De acuerdo a datos proporcionados por la Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (AMELAF), en esta licitación 393 claves no recibieron propuesta de ninguna empresa, es decir: a ningún proveedor le interesó hacer una oferta. 

Al resto de partidas, la autoridad las declaró desiertas, ya sea porque los interesados ofertaron un precio mayor al precio máximo de referencia fijado (lo más que el gobierno estaba dispuesto a pagar por un producto) o porque no ofrecían descuento alguno o por inconsistencias técnicas, legales o administrativas en las propuestas.

¿Fue un fracaso?.. Lee la nota completa en Animal Político