Charla. La degustación estuvo acompañada de la reflexión del escritor y crítico de cine, Valdemar Ayala. Fotos: ARCHIVO
El restaurante saltillense se unió a la fiesta por las nominaciones al Oscar del filme de Alfonso Cuarón, con un menú especial y una charla a cargo del escritor Valdemar Ayala

Originaria de la Ciudad de México y específicamente de la colonia Roma, la chef Ivonne Orozco, gerente del restaurante Las Delicias de mi General, ofreció una noche de convivencia alrededor de este sector de la capital, inspirada por sus propias experiencias y movida por el ímpetu que ha generado la película de Alfonso Cuarón.

Amante de las tradiciones mexicanas y llena de nostalgia por ver el barrio en el que nació y creció llevado a la pantalla grande de manera tan impresionante por el cineasta, Orozco dio a conocer el pasado jueves 7 de febrero el nuevo menú con platillos típicos “chilangos”, algunos de los cuales pudimos degustar antes de la proyección de la película y una charla a cargo de Valdemar Ayala.

Las tortas de chilaquiles y los tacos de chile relleno, por extravagantes que puedan sonar para un norteño, son en realidad mucho más deliciosos de lo que aparentan entre tanta mezcla de otros platillos individuales, pero al haber sido ideados para el trajín diario de la Ciudad de México —cuyos habitantes muchas veces sólo alcanzan a comer en la calle, deprisa, y una vez al día— son muy pesados.

Este menú, que además fue diseñado con algunas de las más icónicas escenas de la película de Cuarón entre sus páginas, estará disponible hasta mediados de año, según nos contó la chef.

Por su parte, Valdemar destacó en su charla no sólo los atributos positivos de los que ya mucho se ha hablado sobre esta galardonada producción sino que incluso se aventuró a proponer que es tal su calidad que podría ser utilizada como una obra de arte para sensibilizar a las nuevas generaciones.

Gusto a recuerdo. Inspirada en la nostalgia de su propio barrio, Ivonne Orozco creó este menú.

Citando a un director que aseguró queShakespeare debería ser materia obligatoria en las escuelas, porque nos enseñó a sentir” Valdemar se pregunta “¿qué pasaría en este país si ver la película “Roma “en las primarias de este país se convirtiera en materia?”.

“Yo no creo que estaríamos tratando de hacer cosas a contracorriente como en ocasiones imponerles a los niños de primaria que me lean para mañana ocho capítulos del Quijote”, expresó, “creo que estaríamos acercándoles a un tipo de discurso narrativo mucho más cercano a nosotros que obviamente requeriría de cierta información para contextualizar”.

Con la proyección de rigor de la película sobre Cleo y sobre México la velada continuó entre comida chilanga y la nostalgia por la colonia que es ahora un hito en el paisaje capitalino.