Publicidad digital a causa del COVID-19, la usual pelea de los estados oscilantes y la presión de las apariencias, son algunas de las maneras en que se han drenado cifras históricas de gastos electorales.

Las elecciones del 2020 serán las más caras de la historia, de acuerdo con el Center for Responsive Politics, una organización sin fines de lucro que investiga el dinero en la política estadounidense.

El costo total de las elecciones este año se acercará a los 11 mil millones de dólares, eso es más del 50 por ciento más caro que en el 2016. 

Sheila Krumholz, directora ejecutiva del Centro, explicó a VANGUARDIA que estamos viendo las elecciones más costosas de la historia y aún quedan semanas de gastos electorales que justificar. 

“La pregunta sin respuesta es si esta será la nueva normalidad para las próximas elecciones”, destacó la también nombrada ‘Mujer más influyente en la Tecnología’ en 2010 por la revista Fast Company.

Sheila Krumholz, directora ejecutiva del Center for Responsive Politics / Foto cortesía del Tour Virtual de las Elecciones 2020 del Foreign Press Center

El último ciclo electoral superó los 5.7 mil millones de dólares pero dados los ingresos masivos que ambos candidatos están aportando actualmente, (476 millones de dólares para la campaña de Trump; 531 millones de dólares para Biden), sin mencionar la suma gastada por los candidatos multimillonarios, Michael Bloomberg y Tom Steyer en las elecciones primarias demócratas, sin duda se romperán todos los récords de gastos anteriores.

Krumholz afirmó que este rápido aumento en el flujo del dinero en la política estadounidense se debe a la histórica decisión de la Corte Suprema, Citizens United versus Federal Election Commission en 2010.

“Permitió a las organizaciones que son nominalmente independientes de los candidatos recaudar y gastar sumas ilimitadas de cualquier fuente”, explicó la analista. 

“Si bien esta decisión pionera se basó en la noción de que el público pudiera ver de dónde viene el dinero para disuadir de la posibilidad de corrupción, esto no resultó cierto”.

Protestas contra Donald Trump en el Capitolio del estado de Michigan / Foto cortesía del Tour Virtual de las Elecciones 2020 del Foreign Press Center

¿Por qué importa si se gasta tanto en política? De acuerdo con Krumholz, el candidato que más gasta, logra ganar prácticamente nueve de cada 10 veces. Sin embargo, el dinero no es suficiente por sí solo. 

Las campañas también deben tener una buena organización, los votantes deben conectar con el “carisma” del candidato pero, en términos generales, los candidatos que sobresalen en estas otras áreas tienen más probabilidades de recaudar el dinero que necesitan.

¿En qué se están gastando todos esos millones? Gracias al incremento de personas confinadas en sus casas, en publicidad digital. Los anuncios políticos en línea son una forma rentable de enviar mensajes y recaudar fondos.

Según cifras facilitadas por el mismo Centro, el comité “Make America Great Again” de Donald Trump gastó 71 millones 457 mil 283 dólares en Facebook. Y ese es solo un comité. “Donald J Trump for President” invirtió 24 millones 611 mil 910 dólares en el mismo destino.

“Biden Victory Fund”, por otro lado, pagó 39 millones 677 mil 796 dólares y bajo la leyenda de “Biden for President” otro anunciante gastó 24 millones 72 mil 788 dólares. 

Open Secrets muestra datos de Facebook a partir del 1 de enero de 2020 y datos de Google a partir del 27 de mayo de 2018.

Las prioridades de cada partido tienen una notable diferencia: el Comité Nacional Republicano ha transferido más recursos a estados oscilantes (conocidos como swing states en inglés), en los cuales se decidirá el resultado final.

En cambio el Comité Nacional Demócrata solo comenzó a invertir en esos estados recientemente gracias a la recaudación sin precedentes lograda por su candidato, Joe Biden

Según cifras publicadas por la plataforma ‘Open Secrets’ del Center for Responsive Politics,  ambos comités realizaron sus mayores transferencias a Florida; los liberales con 5.8 mdd y los conservadores con 7.9 mdd, lo que indica que nuevamente este estado estará muy peleado.

Y, sin embargo, según Krumholz, todo ese dinero ciclo tras ciclo, se reduce principalmente al poder de “la incumbencia” (un candidato que ya ocupa el cargo y compite por reelegirse). 

Partidarios demócratas / Foto cortesía del Tour Virtual de las Elecciones 2020 del Foreign Press Center

¿Quién puede dar dinero? Solo los estadounidenses o quienes tengan una green card pueden hacer contribuciones. Sin embargo, los estadounidenses en el extranjero también pueden enviar contribuciones, pero el dinero no puede provenir de fuentes extranjeras.

Evidentemente se han visto escándalos por contribuciones no domésticas pues el sistema de contribuciones es “esencialmente un sistema de honor”.

Los fondos también provienen en su mayoría de los llamados “cabilderos” (lobbysts en inglés como referencia a donde llevan a cabo negocios). Estos ejecutivos corporativos, tienen intereses y pagan para luego cobrar en acceso para compartir las agendas legislativas de sus empresas.

Eso no quiere decir que los donantes “menores” (individuos que aportan 200 dólares o menos) no hayan tenido influencia. La campaña de Trump ha recaudado 252 mdd, la mayor cantidad de cualquier candidato presidencial ha reportado en la historia.

Partidarios republicanos / Foto cortesía del Tour Virtual de las Elecciones 2020 del Foreign Press Center