Las luchas del Obispo Raúl Vera: ‘El principal enemigo para mí es el Diablo’

El Obispo de Saltillo es hombre de una pieza, tiene claro a quién socorre y a quién debe enfrentar
Por su lucha en la defensa de los que menos tienen, Raúl Vera ha recibido varias amenazas de muerte, sin embargo, domingo a domingo sigue tentando al enemigo con sus discursos incendiarios. Fotos: Vanguardia/Eli Vázquez

TEXTO: CHRISTIAN MARTÍNEZ: FOTO Y VIDEO: ELI VÁZQUEZ

“¡Déjame ir a comprar un bloque a Office Depot”, respondió entre risas frenéticas el obispo Raúl Vera al preguntarle sobre la cantidad de enemigos que se ganó en esto 19 años frente a la Diócesis de Saltillo.

Dicho frenesí, locura, pasión, enojo, se le escucha en las homilías dominicales, al regañar a sus ovejas: las trata de orientar hacia el camino del Evangelio dentro de un catolicismo romano que todos los días sucumbe ante la aparente supremacía del vicio.

Raúl Vera es un hombre que piensa que la homosexualidad es una inclinación natural y no una enfermedad, como cientos de individuos tratan el tema dentro y fuera de la institución. Este tipo de opiniones lo mantiene cada semana en el centro de la controversia, e incomoda a gran sector dentro de la propia Iglesia.

Vera llegó el 19 de marzo del año  2000 a la capital de Coahuila, después de presenciar el inicio del tráfico de amapola en el estado de Guerrero hacia Estados Unidos y las injusticias en San Cristóbal de la Casas, en donde los indígenas tenían que bajarse de las banquetas para que la gente blanca caminara.

Llegó a San Cristóbal para “calmar las cosas” con el obispo Samuel Ruiz, y terminó conquistado por la lucha genuina que éste representaba.

Ahora, tras 19 años de carrera en el noreste del país, habló sobre las luchas que representa, los casos de abuso sexual dentro de la Iglesia, las crisis del catolicismo y los enemigos que generó durante estas casi dos décadas de trabajo.

Asegura que los derechos humanos es un tema en el que se examinará a todos aquellos que crean en el Paraíso, y su respeto y defensa será un requisito para poder entrar a él.

¿Cuál injusticia presenció en Coahuila que le haya marcado?

“Me tocaron dos accidentes de minas en donde murieron personas en los pozos. Y luego la mina de Pasta de Conchos. Me tocaron casos en los que han trabajado los mineros. La lucha por la vida que se da en la zona carbonífera.

“La lucha por los migrantes. Cuando llegué aquí habían matado a dos migrantes. Lo que me sorprendió es que los mataron y todavía no iban sobre el tren. Pero ahí no terminó. Me tocó ver a los migrantes mutilados.

“El tema de las mujeres abusadas en 2006 por el Ejército en Castaños. Son vulnerables porque se cree que nadie dará la cara por ellas porque son bailarinas o sexoservidoras y nadie dará la cara por ellas. Eran militares los que me hablaban para decirme que me estaba sacando el boleto. Militares de alto rango que me dijeron: ‘Qué le pasa, señor. Si para esto están estas mujeres’.

Yo les respondía. ‘sí mijito, pero es un trabajo. Tus soldados fueron e hicieron un desastre. Incluso las violaron. Llegaron a beber gratis en vehículos oficiales.

“En aquellos tiempos había un secretario de Defensa Nacional bastante serio que se atrevió a que fueran a la cárcel. Después llegó el Presidente que sacó al Ejército a las calles y en un ratito los sacó”.

Libertad. Dice no tener enemigos, por eso ni guaruras trae a pesar de que ha recibido varias amenazas de muerte.
Acá en el norte, lo primero que me encontré es la dificultad que hay para vivir".
Raúl Vera, Obispo de Saltillo

¿En estos años en la Diócesis de Saltillo cuáles y quiénes son los enemigos de Raúl Vera?

“¡Uy, déjame comprar un block a Office Depot. Si yo viera a la gente como mis enemigos (…) Por eso en este caso más reciente —la supuesta demanda del basurero tóxico de General Cepeda hacia el obispo por difamación— el señor (Daniel Calvert Martínez) está diciendo que está perdiendo mucho dinero.

“Hay una cosa muy curiosa: me echa la culpa de ese mal del que se quejan los campesinos. Son los campesinos lo que me dicen lo qué está pasando. Son los campesinos los que me dicen que allá adentro tienen que meterse a una parte del confinamiento. Que si se inyectan y tal.

“Ellos mismos son los que me dicen lo que pasa. El principal enemigo que tiene ese señor es su conciencia. No tengo enemigos. El principal enemigo para mí es el Diablo.

“Si yo viviera. No tengo caseta que me cuide. No tengo guaruras. No vivo pensando en eso. Y cuando pasan esas cosas (les digo) es tu conciencia, hermano. Ahorita que te estoy recordando que para poder ponerte aquí tuviste que echar mentiras, porque si les hubieras dicho a los campesinos que ibas a poner un confinamiento, no te iban a dejar.

“Iban a reclamar lo que pasaría por su agua y por su tierra. Y poniéndoles y trayéndoles despensitas y diciéndoles que les ibas a poner unas maquiladoras. No te hubieran dejado. Con mentiras te pusiste, porque aquí no tenías que estar. Aquí no tienes que estar. Ahora yo soy la voz de tu conciencia”, dice a Daniel Calvert.

Valores del Evangelio son universales: Vera

Hablando de la Comunidad LGBT y su cercanía con ella, el obispo Raúl Vera dijo que hay mucha gente que se enoja porque le ha oficiado la misa a este grupo.

¿Qué pasa con la Iglesia? ¿Hay una división dentro?

“Desde el tiempo de Jesús los principales enemigos eran los jefes religiosos judíos. Y San Pablo también cerró la puerta de la iglesia a los no circuncisos. A los paganos. Y a San Pablo lo empezaron a perseguir. Ser iglesia o parte de la Iglesia es un compromiso muy grande. Es entender que la dignidad no se mide por la ropa o el color de piel. Que la dignidad no se mide por inclinación natural.

“Para poder esclavizarlos siempre habrá que ponerles un defecto. Por ejemplo, poder esclavizar los españoles a los indígenas, aquellos decían que los indígenas no eran humanos. También pasa lo mismo con la comunidad LGBT, les dicen: ‘salte de aquí porque no eres como yo’”.

¿Siempre han existido estás dos corrientes dentro de la Iglesia?

“Es que no se trata de eso. Jesucristo nos hace una parábola muy interesante del sembrador. Lo que se siembra es la Palabra de Cristo. Pero hay algunos a los que ni siquiera les entra. Muchos llegan y dicen: ‘yo a esa Iglesia no me paro’ y luego llega otro que dice: ‘Ay, qué padre’.

“Hay quien entra en contradicción y piensa: ‘los homosexuales no son iguales que yo. Las mujeres no son iguales que yo. El indígena es un “muerto de hambre. Un ignorante.

Samuel Ruiz era un hombre genial. “Después de San Bartolomé de las Casas nadie había hecho nada por los indígenas”
Raúl Vera, Obispo de Saltillo

“Acá adentro —y señala el pecho— tiene que romper la Palabra de Dios. En esos Jesús no puede echar raíz”.

¿Todo sigue siendo cuestión de interpretación?

“No es interpretación, es cuestión de valores”.

¿Valores del católico?

“No. Valores del Evangelio. Un ejemplo: Santo Tomás de Aquino que es el gran teólogo de la Edad Media, tomó las reflexiones de los filósofos griegos y latinos. La verdad es objetiva. Ver la verdad es ver las cosas como están. No es ponerle lo que tú quieras. El Evangelio tiene valores universales del hombre que lo predican.

“Aunque lleguen de rodillas a la Iglesia pero no hay un cambio de valores, no. No se puede. Siempre nos vamos a topar con quienes son tramposos, mentirosos. Esos, aunque digan que son cristianos, son cristianos superficiales. Cuando me encuentro con un cristiano que se opone a que meta a un homosexual a la Iglesia, le pregunto: ¿pues entonces qué cristiano eres? Yo trabajo para que la gente cambie”.

¿Por qué la Iglesia sigue intentando cambiar a la gente, pero no intenta cambiar el Evangelio o la Iglesia misma? Esta “verdad” sigue dejando fuera a muchas formas de pensar.

“Cuando yo diga una cosa que está dejando afuera a muchas personas, no estoy predicando el Evangelio completo”.

¿Qué pasa con la tradición? Todo está cambiando pero ustedes siguen siendo muy fundamentales. Por ejemplo: el papel de la mujer ¿Cuándo vamos a ver mujeres en puestos diferentes con toma de decisiones? La Iglesia Anglicana ya está haciendo esto.

“Yo soy co presidente de un grupo con una presbítera anglicana. Y no tengo ningún problema. Es un grupo ecuménico que se llama Servicio Internacional Cristiano para la Solidaridad con América Latina. Tiene como presidente a un presbítero mujer y trabajamos sin problemas”.

Pero la Iglesia Católica romana ¿Cuando?

“Pregúntaselo al Papa. Este tema ya lo quisiéramos empezar, porque se admita en un momento dado que pueda haber hombres casados para el ministerio sacerdotal.

“Por ejemplo, la Iglesia Maronita es una tradición que viene desde el oriente y esa nunca ha dejado de tener presbíteros casados y también célibes. Eso existe en la Iglesia Católica pero en la rama maronita. Para ser obispo sí se le pide que sean célibes. La Iglesia latina solo ordena personas célibes.

“El Papa está diciendo que la mujer tenga lugares de decisión. No es normal que solo el hombre tenga puestos de decisión dentro de la Iglesia. El Papa Francisco dice que hay que pensar que el orden sacerdotal nos da un poder social para santificar la Iglesia, no para controlar. Además pidió que se estudie el tema de las diaconisas”.

A diario se le ve sufrir a la Iglesia Católica. Están siendo señalados por los abusos sexuales todos los días ¿Hay una crisis real dentro de la Iglesia? La Conferencia del Episcopado anunció 101 sacerdotes presentados ante la justicia penal. De estos sacerdotes ¿Alguno es de Saltillo?

Siempre he tenido que actuar a contracorriente. Nunca he tenido la tentación de sentirme príncipe”.
Raúl Vera, Obispo de Saltillo

“Sólo hay uno que yo presenté. El que ya se sabe. No solo de Saltillo, también en la Iglesia de Piedras Negras. Hay un caso que está allí.

“Lo que pasa es que nos han preparado muy mal para el celibato. Hemos aprendido. En la plenitud de la entrega del amor humano porque nos entregamos como pastores. Desde niño vi el trabajo de mi mamá, que se levantaba desde temprano para tener el desayuno listo. Yo me preguntaba de dónde saca energía. A esa plenitud de servicio me refiero”.

Uno de los representantes de la Iglesia Anglicana en Saltillo, citó a Humberto Eco para decir que la energía sexual reprimida en el celibato puede generar una patología, ¿cuál es su opinión?

“Sí te enseñaron a reprimirte o a no manejar políticamente tu sexualidad, se te olvidó integrarla. Tú decidiste el modo de vivir. Yo tengo que aprender a integrar mi sexualidad a un nuevo modo de vivir. A través de la historia la Iglesia ha tenido los monasterios de monjes y monjas. Sí existe una capacidad de relación personal”.

¿En dónde acabaremos cuando ya no eres capaz de ver que dañas a un niño en cuestión de la pederastia?

“Nosotros, por ejemplo, en casa “Emaús” no pueden entrar personas con este tipo de acciones”.

¿Se remiten a las autoridades?

“Claro. Nosotros tenemos que hacerlo. A nosotros los obispos nos piden que no recibamos gente así. Desde el principio que acepté esta casa (Emaús) aquí, le dije al padre que había que poner un proceso de disciplina y de salud. Hay que prevenir eso. En esta casa también llegan muchos padres con Síndrome Burnout. Con el sistema nervioso todo frickeado”.

El Papa Francisco pidió acciones concretas en el tema de la pederastia ¿Qué se está haciendo en Saltillo?

“Un protocolo que hay que cumplir. Y una comisión. Cuestiones que ya son públicas. El obispo cuenta con un equipo en donde hay sacerdotes y hay laicos”.

En pleno 2019 hay una relación muy directa entre los evangelistas y el poder. Cada vez hay más presidentes que pertenecen a estas organizaciones religiosas. Aquí hay asociaciones que parecen ejércitos totalmente disciplinados, como Cristo Vive. A diferencia del catolicismo, sí se observan con una disciplina más rigurosa ¿Cuál es su lectura de lo anterior?

“Es algo que debes preguntarle al pastor. A mí me acusan de que me meto en política. El Concilio Vaticano Segundo tiene mucho de esto. Esa constitución habla de la misión de lo político en el Evangelio. Estos valores universales. La iglesia no va a crear un sistema político porque cuando lo hace siempre sale toda chamuscada. Como la democracia cristiana que acabó como acabó. La Iglesia no puede. No va a marcar las cuestiones políticas. La Iglesia lo que tiene que hacer es formarse en los valores como la dignidad de la persona humana”.

¿Alguna vez tuvo novia?

“Sí”.

¿Quién es?

“No. No te puedo decir. Ahorita ya está casada y se la ponen (bromea)”.

¿En qué estado?

“No. No. Pues en las diferentes etapas. Como todo joven normal. Así un noviazgo no lo tenía. Yo veía el noviazgo. Porque yo cuando estudié viví de becas. No tenía tiempo”, termina el pastor de la Iglesia Católica en Saltillo.

EN POLÍTICA

¿Cree que regrese el fascismo?

“Ya está. Con nuestro hermano presidente de Brasil. Así como la gente le puso ganas a una corriente por la que votó, se irá a buscar lo contrario. Así de grave es la situación.

“El Evangelio nos habla de cómo hay que organizar la realidad. Yo no voy a hacer lo que hacía aquel padrecito en Italia que decía ‘Hermanos, yo no les voy a decir por quién votar pero sí les voy a pedir que sea un Partido Demócrata y también que sea cristiano (risas)”.