"La paranza bei bambini" se sustenta en la denuncia, sobre personajes arrancados de la vida real, en este caso el alevín de piraña que de cobrar el impuesto del miedo al servicio de otros pasa al primer amor, la primera pistola y el primer muerto.

El escritor italiano Roberto Saviano irrumpió en la Berlinale como guionista de "La paranza dei bambini", un vibrante retrato de un "piraña", un joven catapultado a liderar un clan y de imponer su ley en las angostas calles napolitanas.

"Siempre hubo niños en los clanes. Ahora por primera vez tenemos clanes liderados por niños de 14 o 15 años", explicó Saviano al presentar el filme, acompañado de su director, Claudio Giovannesi, y varios de sus intérpretes, actores no profesionales napolitanos.

Sus protagonistas son diez muchachos que de robarse un árbol de navidad en una motoneta pasan al crimen adulto, en un entorno "en que la política no ofrece otra alternativa a los jóvenes que delinquir o emigrar", indicó el autor de "Gomorra" -novela adaptada tanto al cine como la televisión- y ahora de la novela que da título al filme.

Giovannesi, director de dos episodios de la serie televisiva "Gomorra", imprime ritmo a una película interpretada por esos "rostros de las contradicciones de nuestro mundo dicho civilizado", prosiguió el guionista.

Saviano se erigió en portavoz principal del filme, salpicado por las explicaciones de los muchachos que lo interpretan -"no todos los napolitanos somos como ellos. Algunos tenemos sueños y perspectivas", defendió Francesco Di Napoli, el líder del filme-.

La realidad italiana del momento "no ayuda a resolver esas situaciones", explicó el escritor, quien aludió a su ministro del Interior, Matteo Salvini, como un político al que le gusta "vestirse de policía”.

Y de la custodia que lleva a raíz de las amenazas recibidas por "Gomorra", aseguró a preguntas de los periodistas que "no es un privilegio, sino un drama humano”.

Su filme es una de las aspirantes al Oso de un festival con dos Oros recientes para Italia: en 2012, al "Cesare deve morire" de Paolo y Vittorio Taviani, interpretado por presos de una cárcel romana, y en 2016, al desgarrador documental "Fuocoammare" ("Fuego en el marc"), de Gianfranco Rosi, sobre el drama de los refugiados que tratan de alcanzar Lampedusa.

"La paranza bei bambini" también se sustenta en la denuncia, sobre personajes arrancados de la vida real, en este caso el alevín de piraña que de cobrar el impuesto del miedo al servicio de otros pasa al primer amor, la primera pistola y el primer muerto.

El matón en pañales, que conoce mejor las prisas que el miedo, llevará a su chica a la ópera, como Richard Gere hizo con Julia Roberts. Pero como obviamente no se trata de un nuevo "Pretty woman" el discurrir del romance con esa niña con cuerpo de top-model será muy distinto.