Actividades. El próximo jueves 7 de noviembre, Rodrigo Sena ofrecerá un charla, además habrá talleres para grupos como introducción a la técnica de la imprenta. Fotos: Marco Medina
La serie de 80 grabados en los que el artista español criticó a la sociedad ibérica de su tiempo, se expondrán en el MAG

Francisco de Goya fue un artista adelantado a su tiempo; y no por décadas, por siglos. Su obra realizada a finales del siglo 18 y principios del 19 evolucionó producto de sus tribulaciones y los problemas de la España en que le tocó vivir al grado de que no solo fue precursora del romanticismo, sino que también exploró el expresionismo cientos de años antes que cualquier otro.

Sus “Caprichos”, serie de 80 grabados al aguafuerte y aguatinta, publicados en 1799, son el resultado de uno de los principales cambios en su vida; una enfermedad cuyo diagnóstico sigue en especulación y que le hizo perder el sentido del oído, lo que, aseguran documentos testimoniales de la época, lo volvió retraído.

Entre brujas, asnos, demonios alados, humanos corruptos y otros monstruos las pequeñas imágenes, pero de una manufactura magistral, muestran con una perspectiva satírica la realidad que Goya veía en la sociedad española, una cuya naturaleza le resultaba repulsiva y que debía cambiar.

Ahora, en el marco del Festival Internacional de las Artes Julio Torri, este trabajo, aún hoy en día referente en la producción de artistas en todo el globo, llegará a Saltillo y estará expuesto en el Museo de Artes Gráficas, a partir de este viernes 25 de octubre a las 18:00 horas y hasta el 19 de enero del 2020.

Nunca antes en el estado se había presentado el trabajo de este maestro español, que llega ahora gracias a la colaboración del Fomento Cultural Banamex y la Secretaría de Cultura a la sala de exposiciones temporales del recinto ubicado en el 264 de la Calle Xicoténcatl en la Zona Centro de la ciudad, con una museografía, además, que te llevará a recorrer las piezas en el orden cronológico en que fueron creadas.

La serie expuesta se trata de una impresión original realizada a finales del siglo 19, una de las pocas que existen en el mundo y que han permitido perdurar a través de los años a una colección de grabados que podrían haber desaparecido ante la Inquisición de no haber su autor justificado su creación.

Durante un recorrido para prensa por la exposición el maestro José Luis Rodríguez Sena explicó que el periodo de crisis en que España se encontraba y los temas de crítica que trataba en sus obras hacia la monarquía, la sociedad y, en especial, la Iglesia Católica llevaron a Goya ante el tribunal de la Inquisición en dos ocasiones y por ello, para evitar conflicto con tan poderosa institución una vez más, cambió el nombre original de la colección “Los sueños” por el de “Los Caprichos” en un afán de disfrazar sus composiciones como meras ocurrencias.

La realidad, sin embargo, lo sabemos en la actualidad, es muy diferente y en estas piezas el también pintor plasmó su visión de una España llena de vicios, corrupción y una contradictoria sociedad a la vez supersticiosa y fanática religiosa.

“A través de estas estampas él hacía una crítica que bien menciona no debería ser solo propia de la poesía, sino que también merecía ser objeto de la pintura y el dibujo”, explicó por su parte Edith Leija, coordinador de Artes Visuales de la SC y directora del MAG.

“Goya vive en una época de convulsión política, social, económica. En una España que está perdiendo sus colonias, que es intervenida por los franceses, está Manuel Godoy en la corona haciendo de las suyas, ataca mucho la política, la sociedad, las malas costumbres, la mala educación, sobre todo”, agregó también Ignacio Monterrubio, coordinador ejecutivo del Fomento Cultural Banamex.

Los tres coincidieron en que los temas de Goya son aún vigentes, sus críticas aplicables todavía —para infortunio de la sociedad— a la manera en que vivimos, con vicios y corrupciones similares.

Si bien Leija invitó a la ciudadanía a visitar la exposición sin sentir la necesidad de conocer de qué hablaba Goya y dejarse llevar por las composiciones y los mensajes que de ellas se puedan obtener el MAG estará llevando a cabo actividades durante estos tres meses para aportar a la muestra, como la charla que el propio Rodríguez Sena impartirá al respecto el próximo jueves 7 de noviembre o los cursos guiados para grupos singulares o estudiantiles en los cuales también se les introducirá a la técnica de la imprenta.