Como Andrés Manuel López Obrador lo propuso en campaña, la residencia de Los Pinos quedará abierta para el público en general, para las artes y la cultura a partir del 1 de diciembre

La Residencia Oficial de Los Pinos abrirá las puertas al público en general a partir del 1 de diciembre por primera vez, la edificación catorce veces más grande que la Casa Blanca será un museo y se podrá ingresar a las casas Miguel Alemán, López Mateos, Miguel de la Madrid, Venustiano Carranza y Lázaro Cárdenas.

La Secretaría de Cultura de la nueva administración ofrecerá, como parte de la apertura, un programa con diversos conciertos de grupos musicales, así como de la orquesta Carlos Chávez, en la explanada Francisco I. Madero.

En el Jardín de “La Hondonada” se instalarán pantallas para seguir en tiempo real la toma de protesta de Andrés Manuel López Obrador, como presidente de la República. Además, la avenida Molino del Rey será reabierta al paso peatonal y desde la puerta 3 se ofrecerá visitas guiadas a todas las instalaciones.

A partir del 1 de diciembre los Pinos quedarán a cargo de la Secretaría de Cultura y personal de la Secretaría de Defensa Nacional se encargará de proteger el recinto.

Esta será la primera vez que Los Pinos abran sus puertas al público, desde que el presidente Lázaro Cárdenas del Río habitó la residencia en 1935. No sería hasta 1941 cuando la construcción se convirtiera en la residencia oficial después que Manuel Ávila Camacho rechazara la idea de vivir en el Castillo de Chapultepec.

Los Pinos y La Casa Blanca

El complejo tiene un espacio de 56 mil metros cuadrados, esto es catorce veces más grande que la Casa Blanca, en Estados Unidos, cuanta con dos edificios independientes de oficinas e instalaciones del Estado Mayor Presidencial que, permanecerán cerradas al público.

La Casa Blanca, por otra parte, cuenta con seis pisos y un espacio ocupado de 16 mil 764 metros cuadrados y hasta 1860 esta construcción fue la más grande de aquel país, en ese mismo año se hicieron edificaciones de mayor tamaño.

Los Pinos también cuenta con cuatro casas independientes dentro del territorio:la Casa Miguel Alemán, Casa Adolfo Ruíz Cortines, Casa Lázaro Cárdenas y la Casa Anexa.


El inmueble norteamericano a diferencia del mexicano, cuenta con seis pisos y 132 recámaras.

Influencias

La Casa Blanca fue un proyecto ideado por George Washington en 1970 bajo la dirección del arquitecto de origen irlandés James Hoban con un estilo Neoclásico. El diseño se vio inspirado por la Leinster House de Dublín y Castletown House en Celbridge, ambas continuando el estilo del Palladianismo.

Aunque, de esa construcción caso nada queda en la construcción actual pues en 1812 las tropas británicas incendiaron la Casa Blanca dejándola en ruinas, esto también provocó la trágica pérdida de obras de arte y artículos históricos.

A través de la historia esta edificación ha sufrido cambios como la construcción del Ala Oeste, conocida comúnmente como el Despacho Oval en 1891. La reconstrucción Truman entre 1949 y 1951 y la reconstrucción de los Kennedy.

 

Para el complejo mexicano, la historia fue distinta ya que la primera construcción inició hacia 1550 aunque no fue una construcción política hasta que Lázaro Cárdenas buscara una ubicación cercana al Castillo de Chapultepec.

Fue hasta 1916 cuando el entonces presidente Venustiano Carranza expropió las tierras del rancho a Nicolás Martínez del Río. “El gobierno tenía necesidad de tomar posesión del rancho de La Hormiga”, fue el único argumento que se le ofreció al propietario del terreno.

No fue hasta que el presidente Miguel Alemán Valdés llegó a Los Pinos, en abril de 1946, decidió hacer un cambio radical al lugar. El mandatario ordenó modificar la edificación por un estilo francés y su distribución fue en tres niveles: en la superior se construyeron las habitaciones de la familia; en la planta principal se instalaron los salones oficiales y en el sótano, salas de juegos y fiestas.

Curiosidades

Cuando el Partido Acción Nacional (PAN) llegó a la Presidencia de la República con Vicente Fox Quesada, se ordenó que el espacio se dividiera y fuera utilizado como oficinas, mientras que se escogió una propiedad más pequeña, Las Cabañas, fueron elegidas por Fox para habitar durante su mandato.

La Residencia Oficial cuenta, con su propia peluquería, consultorio dental, sala de cine y un boliche. Además, hay dos albercas, canchas de tenis y de frontón, gimnasio y cuarto de masajes.

Felipe Calderón durante su estancia en Los Pinos, tomó unas hectáreas del Bosque de Chapultepec para tener espacio libre para correr.

¿Qué podrá ofrecer al público?

Entre muebles antiguos, esculturas, libros y óleos, la residencia de Los Pinos contiene por dentro el mobiliario digno de un museo. Pinturas de Rufino Tamayo, Manuel Felguérez, Jose Luis Cuevas, Juan Soriano y Vicente Rojo son comunes entre los pasillos del inmueble.

El inventario total del mobiliario dentro del complejo está compuesto por 47 mil 824 objetos, repartidos en 18 inmuebles, de los cuáles el más grande es el de Los Pinos con casi 60 hectáreas.

En un paseo al interior de la residencia encontraríamos 63 obras de arte pertenecientes a la Presidencia, además de 103 artículos similares, que están en la residencia oficial a manera a de préstamo de la Secretaría de Hacienda.

En el Jardín se encuentran nueve bustos de personajes políticos, así como estatuas de los expresidentes de México. En las paredes del lugar también hay pinturas de los exmandatarios, como una de Venustiano Carranza.

 

Comedor Tarasco, Los Pinos Foto: Tomada de Internet

Dentro de Los Pinos, alrededor de siete candiles alumbran iluminan pendiendo del techo, tres de ellos son de origen francés y están valuados entre 121 mil y 850 mil pesos. Además, las estancias están tapizadas con tapetes de Temoaya, cuyo valor es de 14 mil pesos, aproximadamente.

Sin embargo, muchos de los artículos más lujosos no están en Los Pinos, sino en una mansión para visitantes extranjeros que se ubica en el fraccionamiento La Herradura, en Huixquilucan. En el inmueble hay muebles franceses del siglo XIX de estilo Luis XIV y Luis XVI, hechos principalmente de madera, mármol, porcelana y bronce; así como un papel tapiz con un valor de 5 millones de pesos.

Lo que sí tiene el próximo museo son 144 óleos, entre los que se encuentra el Autorretrato de José Clemente Orozco, mismo que está valuado en 6 millones 310 mil 240 pesos. También, entre sus artículos con más historia se encuentra un reloj de pie y dos candiles eléctricos, uno de origen francés con valores de 993 mil y 717 mil 600 pesos.