El futbolista uruguayo se despidió de su equipo antes de pasar al Atlético de Madrid/ Captura de Pantalla.
El futbolista dio una conferencia de prensa para marcharse en definitiva del club blaugrana

Luis Suárez dijo adiós al equipo de sus amores. El tercer mejor goleador en la historia del Barcelona se despidió hoy de la que fue su casa y no pudo reprimir las lágrimas al momento de marcharse. 

 Acompañado por el presidente Bartomeu, quien le dedicó un cariñoso discurso de despedida hablando de él como "parte de la leyenda del Barza" y poniendo en el escenario "un partido de homenaje cuando te retires", el uruguayo rompió a llorar en cuanto tomó la palabra.

 "No tengo nada preparado para este momento... Solo palabras de agradecimiento para el club, que confió en mi en 2014, sabiendo las condiciones en que llegaba por un error que cometí". 

"Hice realidad un sueño. No me imaginaba llegar hasta donde llegué, con esos números. En el Barza siempre debes rendir al máximo y creo que me puedo ir orgulloso de los seis años que he vivido aquí" relató el delantero uruguayo. 

Suárez también dijo que esperaba que Ronald Koeman le hablara para decirle que no formaría parte del equipo porque "no somos ajenos a todas esas cosas". 

"Cuando me lo comunica el entrenador me lo esperaba porque ya se había dicho antes. Lo acepto e entrada, claro, voy a seguir entrenando hasta que se buscara una solución, tratando de llegar a un buen final como se llegó".

"Cuando el Barza me puso en el mercado y hubieron muchísimas llamadas. Yo me sentía capacitado de ir a un equipo para competir de igual a igual" confirmó.

"Lo que hay que valorar ahora es que me siento orgulloso de mis seis años. Siempre habrá gente que esté de acuerdo y que no. Ya acepté, ya lo digerí, y lo que debo hacer es pensar en la nueva etapa que me viene, recordando todo lo vivido".

"El entrenador no contaba conmigo... pero me voy con la sensación de que he cumplido. Acabar como el tercer máximo goleador de la historia, superar a grandísimos jugadores es para sentirse orgulloso" proclamó Suárez, quien admitió que este último mes "fue de locos".

También habló de su amistad con Messi y a pesar de que ahora serán rivales, no cambiará su relación. 

"Ya me he enfrentado a Leo con la selección y esto no va a cambiar nuestra relación. No mezclaremos las cosas" sentenció, dejando claro que el argentino no influyó en su decisión "porque ya somos grandes como para darnos consejos. El sabe como pienso yo, yo sé como piensa él..."

Suárez adimitió que prefirió al Atlético de Madrid porque quería seguir pelando con los dos más grandes de España.

"Cuando Barça me comunica que no cuenta conmigo y me pone en el mercado hubieron muchas llamadas y ofrecimientos" descubrió, eligiendo la opción del Atlético de Madrid porque "me sentía apacitado para seguir peleando en un equipo que pudiera pelear con Barça y Madrid".

"No me he imaginado jugar contra el Barza. Aún no he digerido mi salida... Pero sé que será especial, muy especial" reconoció antes de lanzar una indirecta considerando que siempre "hay un momento para acabar. Si el club o el jugador piensan que hasta aquí se llegó hay que aceptarlo, como cuando el jugador dice que es el momento de despedirse habría que aceptarlo. Son las cosas que pasan en el fútbol"  en posible referencia a lo que pasó con Messi. 

"Se termina una etapa de la que estoy muy orgulloso por todo lo que hice. Voy a ser un culé más esté donde esté y eso debe saberlo todo el mundo", finalizó Suárez.