Imputados. La SEIDO informó que los chinos fueron detenidos en flagrancia. / El Universal
Los imputados fueron detenidos en flagrancia al cumplimentar dos órdenes de cateo en diversos domicilios de la capital, entre el 26 y el 29 de mayo pasados.

CDMX.- La banda internacional de operadores financieros detenida en la Ciudad de México por fuerzas federales, en posesión de 10.5 millones de dólares, funcionaba como una especie de “banco” al servicio de los cárteles Jalisco Nueva Generación y del Golfo, antagónicos.

Las ganancias que ambas organizaciones criminales obtenían de sus actividades ilícitas eran enviadas a este grupo, integrado por seis ciudadanos chinos y cuatro mexicanos, que presuntamente formaban parte de una red internacional dedicada al lavado de dinero.

El titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la PGR, Israel Lira Salas, informó que los imputados fueron detenidos en flagrancia al cumplimentar dos órdenes de cateo en diversos domicilios de la capital, entre el 26 y el 29 de mayo pasados.

ENVÍAN DINERO DESDE NY
La oficina dijo que los chinos tienen células en ciudades como Nueva York y Los Ángeles, desde donde envían el dinero a la capital, a través de diversos pagos.

Autoridades federales han explicado que el Cártel Jalisco Nueva Generación ha fortalecido su presencia en la ciudad a través de alianzas con grupos de narcomenudistas, como el Cártel de Tláhuac.