Fueron detenidas más de 200 personas en las primeras horas de la tarde | Foto: AP
Los “chalecos amarillos” quemaron motos y barricadas.

PARÍS.- Arde en Francia la furia de los chalecos amarillos, alimentada por el fuego de Notre Dame. 

Los manifestantes del movimiento francés de los chalecos amarillos prendieron varios fuegos el sábado durante una marcha en las calles de París, para transmitir su mensaje a un gobierno que creen que está olvidando a los pobres, y que la reconstrucción de la catedral de Notre Dame, dañada por el fuego, no es el único problema que Francia tiene que resolver.

Un coche, varias motocicletas y múltiples barricadas ardieron ayer en las calles del este de París, como parte de actos dispersos de violencia.

Varios manifestantes enmascarados lanzaron adoquines y bengalas contra la policía antidisturbios, que intentaba contener a la multitud. Los reporteros de AP vieron al menos dos periodistas heridos.

Los pequeños incendios dispersos en París parecían ser un llamado colectivo al gobierno del presidente francés Emmanuel Macron: “¡Voltea a verme, yo también necesito ayuda!”.

La policía disparó cañones de agua y roció gas lacrimógeno para tratar de controlar a los manifestantes radicales que cometieron actos violentos.