La publicidad de la marca fue puesta en sus tiendas por Halloween

McDonald's Portugal tuvo que retirar de todos sus establecimientos una polémica campaña para vender helados durante Halloween

El anuncio evocaba a la masacre del «Bloody Sunday» (Domingo sangriento) que ocurrió el 30 de enero de 1972 en Irlanda del Norte, donde 14 personas fueron asesinadas por el ejército británico. 

"Sundae Bloody Sundae" fue el lema publicitario que utilizó McDonald's para vender su postre, que de inmediato fue compartido por usuarios de redes sociales que acudieron al restaurant. 

 

Un portavoz de McDonald’s Portugal dijo a CNBC que los anuncios no pretendían ser una “referencia insensible a ningún evento histórico”. 

“Nos disculpamos sinceramente por cualquier ofensa o angustia que esto pueda haber causado”, agregó.