Especial
El presidente señaló que su gobierno quiere procurar el menor daño posible a la economía popular, con el objeto de no nos salga más caro el remedio que la enfermedad

El presidente Andrés Manuel López Obrador contradijo a sus opositores, quienes lo criticaron porque el domingo pasado en su gira por Oaxaca fue a comer a un restaurante y pidió a la población no dejar de salir, pese a la contingencia por el coronavirus.  

"Me acusan de haber ido a un restaurante, pero no está prohibido, no está prohibido, además nuestra estrategia es muy clara, vamos a protegernos y vamos a proteger a los más vulnerables, que es lo que estamos haciendo".

En su conferencia de prensa mañanera, en Palacio Nacional, el titular del Ejecutivo señaló que la estrategia de su gobierno procurar el menor daño posible a la economía popular, con el objeto de no nos salga más caro el remedio que la enfermedad.

Expresó que las acciones que ha tomado su administración han sido graduales y han actuado con responsabilidad, y eso ha permitido que no se desplome por completo la economía.

El presidente López Obrador también se sorprendió con el ingenio y humor de los ciudadanos en la manera en cómo estamos enfrentando la pandemia.  

"Vean las redes, hay algunas cosas que se deberían de patentar, porque es único… es extraordinario el sentido del humor de los mexicanos, el sentido del humor en los momentos más difíciles".

"Estaba viendo un video donde un taquero que esta: ahora con el coronavirus, no se amontonen cinco aquí, y cinco acá, y abren la cámara y no hay nadie, nada más esta él, o sea, duele, es fuerte", comentó.