Mark Campbell en su época de jugador con los Browns. / AP
El ex jugador de Saints, platica su historia de cómo ha podido superar el coronavirus, luego de subestimar a la enfermedad

Estaba enfermo y adolorido, apenas comía y se aislaba en el sótano de su casa en los suburbios de Detroit.

Cuando la ex estrella de la universidad de Michigan, Mark Campbell, comenzó a tener problemas para respirar, se arrastró al asiento trasero de su automóvil. Su esposa, Michell, condujo a toda velicidad y llena de pánico por 10 minutos hasta el Hospital.

En la sala de espera del área de emergencias, Campbell, fue recibido por una sóla enfermera con equipo de protección personal, que le hizo una serie de preguntas. Él respondió que sí a casi todo: ¿Tienes temperatura? ¿Tienes dificultad para respirar? ¿Te duele la cabeza?

Tanto su esposa como la enfermera estaban a metro y medio de distancia.

Después de que la enfermera tomó sus signos vitales, caminó lentamente por la puerta hacia una sala del área de emergencias. Campbell volvió a mirar a su esposa y gritó su nombre.

“Se dio la vuelta y obviamente estaba molesta y recuerdo haberle dicho que la amaba”, dijo. “Y por primera vez en mi vida, recuerdo haber pensado: ‘¿La volveré a ver?’ Ahora eso puede sonar súper dramático, y no quiero que suene así, pero así es como me sentía en ese momento.

Mark Campbell fue hospitalizado cinco días con COVID-19. / Cortesía Mark Campbell para Detroit Free Press

“Me emociono solo de pensarlo ahora, no porque sienta que, oh, en el momento en que me sentí sin esperanza. Solo porque hay esos momentos en tu vida en que nunca olvidas ese sentimiento. En ese momento, era un sentimiento desesperado”.

Campbell, el presidente de Medkinect, una compañía de suministros médicos que comenzó sus operaciones en el 2009, es una de las más de 17 mil personas en todo el estado que han dado positivo por COVID-19.

Pasó cinco días en el hospital después de casi dos semanas en autoaislamiento, y está de vuelta en casa por un segundo período de auto-cuarentena. Dijo que nunca sintió que estaba a las puertas de la muerte, pero está compartiendo su historia para ayudar a otros a darse cuenta de lo grave y aterradora que es la pandemia de coronavirus.

“Jugué 10 años en la NFL, bastante duro, estaba pensando básicamente que voy a resolver todo esto”, dijo. “Esto me pateó el trasero”.

Mark Campbell se mantuvo aislado en su propia casa cuando se sintió enfermo. / Cortesía Mark Campbell para Detroit Free Press

¿DÓNDE SE CONTAGIÓ?

El ala cerrada, que ganó el campeonato nacional de la NCAA con los Wolverines en 1997 y que jugó 10 temporadas en la NFL, no tiene idea de cómo contrajo el virus, aunque cree que podría haber sido por bomba de gasolina.

Su odisea comenzó el 15 de marzo, cuando se dirigía a una cabaña que había alquilado para aislarse junto con su esposa y sus tres hijos, además de que aprovecharía para esquiar el fin de semana.

Campbell acababa de implementar un programa de “Home Office” en su trabajo y pensó que el viaje era una escapada para aislarse, ya que en Michigan había impuesto una orden de cuarentena desde casa a nivel estatal.

“Fuimos a esquiar y no había nadie”, dijo. “Y ese fue todo nuestro proceso de pensamiento, el distanciamiento social. Si estamos esquiando, realmente no vamos a estar rodeados de personas”.

"Y por primera vez en mi vida, recuerdo haber pensado: ‘¿La volveré a ver?’ Ahora eso puede sonar súper dramático, y no quiero que suene así, pero así es como me sentía en ese momento".
Mark Campbell

Pero de regreso a su casa, cuando se detuvo para cargar gasolina, Campbell se preguntó si debería cubrirse su mano con algún trapo antes de agarrar el mango de la bomba. No lo hizo, y no volvió a pensar mucho en eso hasta unos días después, cuando trató de caminar y no se sentía bien.

Al día siguiente, Campbell todavía tenía energía, aunque comenzó a sentir “un poco de calor” al final del día.

Volvió a la oficina al día siguiente, pero no se sentía bian y volvió a casa alrededor del mediodía. Unas horas más tarde, después de hacer un poco de trabajo ligero en la casa, se duchó y luego se tomó la temperatura. Cuando registró 39.2 centígrados, llamó a su hermana, una enfermera anestesista certificada, quien le sugirió que fuera a uno de los nuevos sitios de prueba de detección de coronavirus en el Hospital Troy Beaumont.

Cuando llegó Campbell, encontró algo que parecía “una escena de la película ‘Mad Max Beyond Thunderdome’”.

Era tarde en la noche, no había muchos autos, pero las luces de la policía parpadeaban y tres o cuatro personas estaban paradas en el estacionamiento con equipo de protección. 

“Fue un poco aterrador”, dijo.

El personal médico en el lugar tomó sus signos vitales y le hizo una serie de preguntas sobre su salud. No había estado cerca de nadie que hubiera viajado recientemente, o realmente, de nadie más que de su familia. Le dijeron que probablemente tenía COVID-19, pero sin condiciones médicas aparentes y sin antecedentes familiares de problemas cardíacos, no calificó para una prueba. Lo único que podía hacer era irse a casa y aislarse. Durante los siguientes 11 días, eso fue lo que hizo Campbell.

Se encerró en el sótano, con su esposa e hijos arriba, y pasó la mayor parte del tiempo durmiendo. Michell dejaba comida en lo alto de las escaleras, pero no tenía mucho apetito: algunos días no comía más que unos huevos y tostadas por la mañana.

Habló con sus hijos a través de la puerta del sótano, escuchó el golpeteo de sus pies arriba y tomó medicina para controlar la fiebre, que nunca bajó a menos de 101 grados.

“Fue muy, muy surrealista. Muy surrealista ”, dijo Campbell. “Y sé que (los niños) se preocuparían mucho porque no lo saben. Son niños Tienen 14, 11 y 9. Así que no saben qué diablos está pasando con papá.

“Mientras tanto, cada vez que puedo verlos en la parte inferior de los escalones o lo que sea, lo que hacen es abrir la puerta y literalmente hablar conmigo solo para decirme que me aman o lo que sea, y tienen pequeñas conversaciones cortas. Eso fue lo mejor que pudimos hacer”.

Mark Campbell jugó para la Universidad Michigan en su época de estudiante. / Cortesía JULIAN H. GONZALEZ DETROIT FREE PRESS

En el día tres de su autoaislamiento, tres cucharadas en un tazón de cereal, Campbell perdió el sentido del gusto.

“Todo sabía a cartón, sin importar lo que estaba comiendo”, dijo, con la excepción de alimentos como cítricos, manzanas y jugo de naranja.

Aproximadamente cinco días después de su autoaislamiento, comenzó a tener la tos seca asociada con COVID-19. El día 12, mientras estaba sentado en su sillón reclinable viendo la televisión, de repente estaba luchando por respirar.

“No fue jadeo”, dijo Campbell. “Es como si pudiera respirar, como en estas breves respiraciones rápidas, pero nunca podría estar satisfecho con el oxígeno. Así que no podría tener estas respiraciones grandes y profundas. Si hiciera eso, comenzaría a toser y empeoraría. Entonces no pude expandir mis pulmones.

“Estaba jadeando, casi como un perro después de una larga caminata o algo así. Eso fue lo que sentí. Y estaba tratando de respirar lo más que pude, pero estaba trabajando”.

Cuanto todo empeoró, fue cuando decidieron dirigirse al hospital, una vez que estuvieron en el auto, Campbell se concentró en respirar; Michell hizo todo lo posible por mantener la calma mientras conducía.

En el hospital, los médicos lo conectaron a una máscara de oxígeno y le tomaron la temperatura: 39.5. Un funcionario de salud del condado de Oakland más tarde le dijo que era lo más alto que había escuchado de alguien que tenía en el momento en que fueron admitidos.

Hicieron una prueba de coronavirus, cuyos resultados no volverían en tres o cinco días.

Su nivel de oxígeno era del 86 por ciento, por lo que lo llevaron a la sala de coronavirus del quinto piso de Crittenton, donde permaneció en aislamiento virtual esperando que su nivel de oxígeno alcanzara el umbral del 94 por ciento al 96 por ciento que los médicos dijeron que necesitaba antes de ser liberado.

Los médicos y las enfermeras revisaron los signos vitales de Campbell cada tres o cuatro horas; en su segundo día, vinieron todas las mañanas para darle dos píldoras de Plaquenil (nombre genérico hidroxicloroquina), el medicamento antipalúdico que se ha utilizado para tratar COVID-19, con resultados mixtos.

Ni una sola vez durante sus cinco días en Crittenton vio a otro paciente con coronavirus, a pesar de que el piso estaba lleno de otros que padecían la enfermedad. Ese aislamiento, junto con la incertidumbre que tenían los profesionales médicos sobre la enfermedad y sus tratamientos, lo hizo sentir incómodo incluso cuando comenzó a recuperarse.

“Les diría esto, nunca me había sentido tan apoyado y amado, pero a la vez solo”, dijo Campbell. “Porque estoy solo. La parte extraña, y recibí muchas llamadas, muchas llamadas de familiares y amigos, lo cual fue increíble. Pero irónicamente, no tenía la energía para comunicarme con ellos”.

Mark Campbell fue hospitalizado durante cinco días por dar positivo a COVID-19. / Cortesía Mark Campbell

Campbell cree que dormía 12 horas al día, a menudo entrando y saliendo en medio de las películas. Los primeros dos días, habló con su esposa e hijos una o dos veces al día por teléfono, para que los niños no tuvieran que verlo con una máscara de oxígeno y tubos en la nariz. Hablaba con ellos mañana y noche (sin máscara) los últimos tres días de su estadía.

Cuando no estaba pensando en la familia, yacía en su cama de hospital pensando en su voluntad y confianza y revisando sus finanzas en su cabeza.

“¿Qué haces cuando estás solo todo el tiempo? Piensas demasiado”, dijo Campbell. “Ya no tengo mucha energía, pero lo sabía, ese es el siguiente pensamiento. Tengo que asegurarme de que mi familia esté bien”.

Comenzó a sentirse mejor a las 24 horas de su primera dosis de Plaquenil. Trató de quitarse el oxígeno, primero quitándose la máscara durante unos minutos a la vez, luego por más tiempo, con la esperanza de recuperar sus pulmones.

El miércoles, horas después de que los resultados de la prueba confirmaran que era positivo para COVID-19, Campbell fue dado de alta del hospital, aunque los médicos le dijeron que probablemente era mejor continuar con el autoaislamiento durante otras dos semanas.

Ahora no tiene fiebre y estima que ha vuelto a aproximadamente el 85 por ciento de su salud anterior a COVID. Todavía no tiene mucho apetito, usa una máscara y guantes cada vez que sale del sótano, y bromea diciendo que algo bueno de las últimas semanas es que ha perdido casi 8 kilos.

El ex jugador de NFL mide 1.95 metros y antes de enfermarse pesaba 121 kilos, ahora se encuentra casi de las mismas proporciones que cuando jugaba para los Browns de Cleveland, los Bills de Buffalo o los Saints de Nueva Orleáns. Hace ejercicio cinco veces por semana, se mantiene activo como entrenador de futbol y tomó los pasos necesarios para evitar la infección.

Es por eso que su historia es para aquellos que piensan que la enfermedad no tendrá un impacto en ellos.

La esposa y los hijos de Campbell están sanos, al igual que todos sus empleados en Medkinect, y por eso está agradecido. No puede imaginar cómo serían sus hijos si Michell se enfermara.

Haber sobrevivido a COVID-19 le ha dado una nueva perspectiva sobre lo que es importante, y ahora se pregunta si cambiará la forma en que las personas toman sus vidas.

“La forma en que lo veo, también, especialmente con el aislamiento o la cuarentena, mira, apesta”, dijo Campbell. “No hay otra manera de decirte eso cuando estás sentado solo en un sótano. Me siento bendecido y saludable en este momento. Y es un pequeño precio a pagar por el panorama general”.

Alejandro Guerrero

Egresado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Coahuila.

Soy periodista desde el 2001 y he sido corresponsal en juegos de la NBA, Liga MX, LMB y Mundiales de Futbol.

Practico deporte desde los 11 años. Actualmente corro, ando en bicicleta y soy amante de la NBA y la NFL.

Adoro platicar y debatir de cualquier deporte.