Foto: Internet
ONG nacionales trazan ruta; prevén pasar por la CDMX; se preparan brigadas de atención, dice jefe de Gobierno

Una vez que la caravana migrante cruzó a territorio mexicano, organizaciones de la sociedad civil de este país son ahora las que se encargan de dirigirla y han tomado la decisión de cambiar de ruta en su trayecto hacia Estados Unidos, para pasar por la Ciudad de México, en fecha aún sin denir.

En la capital de la República llevarán a cabo protestas, informaron el embajador de Honduras en México, Alden Rivera, y representantes de agrupaciones no gubernamentales. Las secretarías de Gobernación y Relaciones Exteriores informaron en un comunicado conjunto que hasta ayer han solicitado refugio mil 700 integrantes de la caravana que partió de Honduras el pasado 13 de octubre. Precisaron también que 495 hondureños decidieron regresar a su país de manera voluntaria. 

El gobierno mexicano detalló que en dos días se tuvo un incremento de 65% respecto de las solicitudes de refugio. Tan sólo el domingo pasado se recibieron mil 28 trámites. Sobre el acompañamiento en territorio mexicano, el embajador Alden Rivera señaló a Pueblos Sin Fronteras y Movimiento Migrante Mesoamericano como las principales organizaciones a cargo de los miles de centroamericanos que se encuentran en Chiapas, en espera de iniciar su camino hacia Estados Unidos.

“Tenemos organizaciones de la sociedad civil que dirigen la caravana. Los hondureños, al llegar a México por Guatemala, se regresaron a Honduras y ya en México son organizaciones de la sociedad civil mexicanas las que dirigen, organizan, establecen decisiones de ruta y manejo”, señaló. “La idea de que estén en la Ciudad de México fortalece lo que hemos dicho, de que tiene una connotación de carácter político y la intención de estar en la Ciudad es realizar manifestaciones, probablemente en contra del gobierno de Honduras, de México y países que tenemos problema del fenómeno migratorio”, refirió.

Alden Rivera señaló que la Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras ha desplegado todo un equipo para poder atender la emergencia. Se estima, dijo, que son unos 4 mil hondureños los que están en la caravana, aunque a ésta se han adherido salvadoreños, guatemaltecos, caribeños y extraterritoriales. “Nos rebasa, porque nunca hemos estado preparados para atender una cantidad de gente en esta dimensión”.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Irineo Mujica, líder de Pueblos sin Fronteras y uno de los organizadores de la caravana migrante, informó que el tránsito por Chiapas “va súper lento” y reconoció que no hay un itinerario elaborado, debido a que en su experiencia nunca había estado en una caravana tan grande como ésta. 

“No sabemos cuándo llegaremos a la Ciudad de México. No hay un plan, no hay preparación. Tenemos la experiencia de otros años, cuando los números que hemos manejado han sido de 200-300 personas, pero ahora es complemente diferente, esto que está pasando sobre el número de personas no es algo normal, es un mar de gente”, dijo. Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el contingente está conformado por 7 mil 233 migrantes, 2 mil 622 son hombres, 2 mil 234 son mujeres y el resto son menores de edad.

Eunice Rendón, coordinadora de la organización Agenda Migrante, comentó que ha estado en contacto con organizadores de la movilización y con base en lo que éstos le han informado calculó que la caravana llegue a la capital del país a nales de la próxima semana. 

 

“Nosotros ofrecimos por escrito a través de un oficio que entregó ayer [lunes] el secretario de Gobierno [Guillermo Orozco], generar un puente humanitario.

Serían brigadas conformadas por personal médico, trabajadores sociales, expertos en tratamiento de personas mayores y de niños. “Hablamos del DIF, del Instituto para la Atención de los Adultos Mayores, de brigadas que estarían dirigiéndose, en caso de que así lo acepte la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad, estarían trasladándose a los puntos, a brindar esta atención humanitaria, sobre todo ante el deterioro de la salud que pudieran presentar, porque están haciendo la marcha a pie y esto se agrava por las condiciones climáticas y las condiciones de estancia”, explicó.