Foto: Especial
Las negociaciones entre el gobierno del mandatario mexicano y el régimen cubano comenzaron en el pasado mes de septiembre

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ultima los detalles de un acuerdo con Cuba para recibir por lo menos a 3000 médicos procedentes de las misiones médicas destinadas en Brasil. Las negociaciones entre el gobierno del mandatario mexicano y el régimen cubano comenzaron en septiembre. 

Lázaro Cárdenas Batel, el nuevo coordinador de asesores de la presidencia mexicana, ha sido el vínculo entre representantes del régimen cubano que preside Miguel Díaz-Canel y colaboradores de los gobiernos de Luiz Inácio Lula Da Silva y Dilma Rousseff. El objetivo: una adaptación mexicana de Mais Medicos, un programa que involucró a cerca de 15 000 especialistas cubanos destinados en 1 600 municipios situados en algunas de las zonas de mas difícil acceso en Brasil. 

Por ahora, los médicos cubanos han recibido el anuncio de que los traslados entre Brasil y Cuba habían sido interrumpidos porque, de acuerdo con la jefatura de las misiones, “no había aerolíneas disponibles”. El documento menciona que esperan que los traslados se reanuden entre “el 3 y 4 de diciembre”, pocos días después de la toma de protesta de López Obrador en México.

Cárdenas Batel ha sido una pieza clave para la gestión entre el régimen cubano y el Partido de los Trabajadores que selló el acuerdo entre Cuba y Brasil. Es el heredero de una dinastía profundamente identificada con las causas izquierdistas en México. Tanto él como su padre, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, mantienen una sólida amistad con miembros del PT.

La relación entre los Cárdenas, el régimen castrista y otros gobiernos identificados como “izquierdistas” en América Latina es sólida. Cuauhtémoc Cárdenas, que conoció a Fidel Castro en 1959, mantuvo con el fallecido dictador una relación que definió como “no estrecha pero sí de afecto” y calificó su muerte como “una pérdida para el mundo”. 

Cárdenas, de 84 años, mantiene también una amistad con Lula. Lo visitó en la cárcel hace solo tres meses y ha dicho varias veces en público que el expresidente brasileño es víctima de una “injusticia”. Lula está en la cárcel acusado de corrupción como parte de la Operação Lava Jato, un multimillonario esquema de lavado de dinero con causas abiertas en varios países latinoamericanos. 

Lula y el excanciller brasileño Celso Amorim visitaron Michoacán, el estado mexicano que es la cuna de la familia Cárdenas, en 2003. Quince años después, la cercanía continúa dando frutos. Ha sido precisamente Amorim quien ha mantenido conversaciones con Lázaro Cárdenas Batel, el coordinador de asesores de presidencia de López Obrador, quien ha servido de vínculo para las conversaciones entre Brasil, Cuba y México. 

“Nadie mejor que Lázaro Cárdenas Batel para hacer la gestión necesaria entre los tres países, considera una fuente involucrada en las negociaciones. Cárdenas Batel también mantiene una cercana relación con Cuba. El menor de los Cárdenas y coordinador de asesores de AMLO mantiene fuertes vínculos con La Habana, que salieron a relucir cuando fue elegido gobernador de Michoacán en 2002. 

Foto: Especial

Los inicios de una “amistad” 

“Estudié en el Instituto Superior de Arte en La Habana, mi esposa es cubana y, evidentemente, yo tengo una relación entrañable y cercana con ese país y con muchas personas en ese país. mi relación con Cuba no es la relación del gobierno de Michoacán o de cualquier autoridad de Michoacán con Cuba”, explicó hace 14 años quien ahora es uno de los más cercanos colaboradores de la presidencia de AMLO. 

Los datos le contradicen. Más de 400 funcionarios cubanos fungieron como asesores del gobierno michoacano durante su gestión, medio centenar de profesores cubanos ocuparon plazas en la secretaría de educación michoacana para un programa de alfabetización implementado solo para ese fin y gestionó que otros tantos fueran recibidos en programas similares en Oaxaca, Veracruz y Tabasco. “Programas hechos a la medida del gobierno cubano”, asegura uno de los colaboradores del gobierno michoacano de Cárdenas Batel. Los cubanos ocuparon puestos en salud, educación y arte pese a las críticas, todos bajo el manto del heredero de la dinastía Cárdenas. “Estas colaboraciones hasta ahora habían sido en estados mexicanos, pero nunca habían sido considerados como una política federal”. 

Pero la coyuntura producida en solo tres meses y los escenarios políticos en México y Brasil han propiciado que las habilidades diplomáticas de Cárdenas Batel salgan al rescate de Mais Medicos, un programa que el régimen cubano mantiene en más de 60 países, pero pocos tan importantes como Venezuela y, hasta hace unos días, Brasil. 

Un acuerdo sin precedentes entre México y Cuba...

Lee la nota completa en Cubanet