Foto Ilustrativa: Cuartoscuro
“Más de 1.700 personas han sido retenidas contra su voluntad en una fábrica abandonada, rodeadas de policías y soldados mexicanos, confinadas como si fueran delincuentes”, expresó Segio Martín

Luego de lograr ingresar al lugar que ha funcionado como albergue para migrantes en Piedras Negras durante los últimos 13 días, la organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras calificó de inaceptable la actuación de las autoridades para con los integrantes del éxodo Centroamericano. 

“Más de 1.700 personas han sido retenidas contra su voluntad en una fábrica abandonada, rodeadas de policías y soldados mexicanos, confinadas como si fueran delincuentes”, expresó Segio Martín, coordinador de la MSF. 

Dicha percepción por parte de la ONG, resaltó luego de la observancia que tuvieron con el cerco policiaco y militar que rodea las antiguas instalaciones de la fábrica Macesa donde está instalado el albergue, mismos que en constantes ocasiones prohibieron la salida de los migrantes del inmueble.

“No debería sorprender que hayan estallado las protestas”, aseguró.

La ONG, señaló que un buen número de migrantes fueron trasladados ciudades fronterizas inseguras en México, donde los migrantes históricamente han sido atacados y vulnerables al crimen y la violencia, como lo son Reynosa y Matamoros. 

"También estamos alarmados de que el gobierno mexicano esté transportando a muchos de los migrantes a otras ciudades inseguras a lo largo de la frontera. Los migrantes en México a menudo son atacados por grupos criminales y están particularmente expuestos a la violencia y el abuso", expresó.

En ese sentido, agregó que fue el pasado viernes cuando la ONG con sede en Ginebra logró acceder a las instalaciones para brindar ayuda psicológica principalmente en cuadros de estrés y ansiedad debido a la incertidumbre generada dentro del albergue.