ESPECIAL
Esta vez se realizó en medio de la pandemia de COVID-19, por lo que los realizadores lo crearon con las medidas sanitarias necesarias

Anoche se instaló por cuarto año consecutivo el altar que se extiende por 177 escalones del barrio de Santa Anita, un tributo tradicional y mexicano a nuestros difuntos, al que también se sumó el esfuerzo de vecinos, artistas e instituciones como la Universidad Carolina con su iniciativa Distrito Carolina.

Esta vez se realizó en medio de la pandemia de COVID-19, por lo que los realizadores lo crearon con las medidas sanitarias necesarias para el disfrute de los visitantes.