Lee Kun-hee, presidente de Samsung | Foto: Especial
El empresario estuvo acompañado por su familia al momento de su fallecimiento, señaló la compañía en un comunicado

Lee Kun-hee, quien transformó a Samsung de ser un imitador fabricante de electrodomésticos en Corea del Sur a convertirse en el mayor productor mundial de teléfonos inteligentes, televisores y chips, falleció a los 78 años.

Lee falleció el domingo (tiempo de Corea del Sur) con su familia a su lado, dijo la compañía en un comunicado, sin mencionar la causa de la muerte.

Se sometió a una cirugía en 2014 después de sufrir un ataque cardíaco y recibió tratamiento por cáncer de pulmón a fines de la década de los noventa.

Lee, quien les dijo a los empleados que "cambien todo excepto a su esposa e hijos" durante su impulso para fomentar la innovación y desafiar a rivales como Sony, era la persona más rica de Corea del Sur. Tenía un patrimonio neto estimado de 20 mil 700 millones de dólares, según el Índice de multimillonarios de Bloomberg.

Samsung, el mayor de los grupos industriales familiares de Corea del Sur, ha sido dirigido por su único hijo desde el ataque cardíaco.

“El presidente Lee fue un verdadero visionario que transformó a Samsung en el líder mundial en innovación y potencia industrial de una empresa local”, dijo la compañía. "Su legado será eterno".

Lee, quien fue nombrada una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time en 2005, comenzó a supervisar a Samsung después de ver que los productos de la compañía acumulaban polvo en una tienda de electrónica de Los Ángeles, según The Lee Kun-hee Story, una biografía de 2010 de Lee Kyung-sik.