Existen otras partículas más dañinas para la salud, las PM2.5; sin embargo, el promedio de concentración de éstas no rebasó el límite máximo en los días de peor calidad del aire. ARCHIVO
El jueves 18 de marzo se pudo apreciar desde la mañana una estela gris en el horizonte de Saltillo, incluso la zona serrana del norte quedó con poca visibilidad

La calidad del aire de Saltillo se vio considerablemente afectada en los primeros días del incendio en la sierra de Arteaga, sobre todo cuando entró el frente frío número 43.

De acuerdo con la Estación Finanzas, que reporta información oficial al Sistema de Monitoreo de la Calidad del Aire (Sinaica), las partículas contaminantes en Saltillo aumentaron a casi el doble de lo permitido por la norma mexicana los días jueves y viernes de la semana pasada, cuando el incendio en la sierra de Arteaga inició la tarde del martes 16 de marzo.

El jueves 18 de marzo se pudo apreciar desde la mañana una estela gris en el horizonte de Saltillo, incluso la zona serrana del norte quedó con poca visibilidad.

Ese día el promedio de partículas contaminantes PM10 fue de 140.66 en el día micrómetros por metro cúbico (µg/m³), cuando la norma mexicana vigente NOM-025-SSA1-2014 establece un límite máximo de 75 micrómetros por metro cúbico (µg/m³); es decir, se registró casi el doble.

Además del incendio, ese jueves también se registró la entrada del frente frío 43, el cual generó un fenómeno de inversión térmica; es decir, que el aire fue más frío y denso en las zonas bajas y no pudo ascender, por lo que las partículas contaminantes naturales y producto de la actividad humana quedaron atrapadas y concentradas.

El viernes la situación mejoró un poco, pero la calidad del aire en Saltillo fue mala, pues se contabilizó un promedio de 108.95 micrómetros por metro cúbico (µg/m³) en las partículas PM10.

El sábado y domingo la calidad del aire regresó a parámetros normales en cuanto a la concentración de partículas PM10, pues se registró un promedio diario de 63.45 y 65.08 micrómetros por metro cúbico (µg/m³), respectivamente.

Existen otras partículas más dañinas para la salud, las PM2.5; sin embargo, el promedio de concentración de éstas no rebasó el límite máximo en los días de peor calidad del aire.