iedre Wilkes, de 42 años, trabajaba como técnica de mamografía en el Hospital Piedmont Newman de la capital del estado de Georgia. Foto: Especial
Ignorando que su progenitora había fallecido, el menor quedó solo en casa con el cuerpo hasta la llegada de los agentes. Ocurrió en Estados Unidos

En Atlanta (Estados Unidos), un niño de cuatro años estuvo casi medio día solo en casa sin más compañía que la del cadáver de su madre, una enfermera fallecida tras contraer el nuevo coronavirus. El menor desconocía que su progenitora había muerto hasta la llegada de las autoridades.

Diedre Wilkes, de 42 años, trabajaba como técnica de mamografía en el Hospital Piedmont Newman de la capital del estado de Georgia. La señora murió el jueves 19 de marzo mientras se encontraba en su domicilio junto a su pequeño hijo, según relata El Diario La Prensa de Estados Unidos.

Los agentes de policía se hicieron presentes en la vivienda luego que un pariente de la mujer solicitara ayuda para verificar su situación, de acuerdo con Richard Hawk, forense del condado de Coweta. La mujer había fallecido entre 12 y 16 horas antes del hallazgo de su cuerpo, según menciona el canal Univisión.

La prueba de coronavirus realizada a la difunta arrojó un resultado positivo. Se supo que la mujer no tenía enfermedades crónicas previas. Las autoridades desconocen si Wilkes contrajo COVID-19 mediante un viaje doméstico o debido a una transmisión comunitaria.

Un comunicado del Piedmont Healthcare aclaró que la fallecida no trabajaba en un área del hospital donde se atendieran casos confirmados o sospechosos de coronavirus.

“Debido a que una prueba inicial de COVID-19 realizada después de su muerte fue positiva, como medida de precaución, nos hemos contactado con los empleados y pacientes que puede haber tenido contacto con este empleado en los días previos al último día de trabajo del colega”, señaló la institución.

Estados Unidos ha sobrepasado los 80 000 infectados y las 1100 muertes por el nuevo coronavirus.