Ante la indignación de la violencia que ejercieron campesinos que golpearon a jóvenes de la comunidad LGBTTTI por defender la pintura donde se muestra a un Zapata "feminizado", convocan a defender al creador de la pieza y la libertad de expresión en un evento en Bellas Artes este viernes a las 16:00 horas

La obra de Fabián Chairez sigue en el ojo del huracán. Y todo porque en la obra se muestra a un Zapata al que los seguidores del revolucionario, además de familiares y líderes campesinos han tildado de "gay" y ser una burla ante la figura del líder revolucionario.

La pieza que forma parte de la exposición "Emiliano Zapata, Despúes de Emiliano Zapata", sigue levantando ámpula, pues primero convocó a un grupo de personas que intentaron entrar a Bellas Artes para quemar dicha pintura y ante el resguardo de este emblemático espacio cultural, la violencia se volcó ante miembros de la comunidad LGBTTTI, quienes desde afuera del lugar, defendieron al artista, a su obra y sobre todo la libertad de expresión y la manera en que el artista plástico representa una crítica al machísmo, la masculinidad, la violencia de género y la discriminación.   

Sin embargo, los manifestantes no escucharon razones y activistas y personas de la comunidad gay fueron golpeados al defender que esta obra se siga exhibiendo en Bellas Artes. Algunos medios y en redes sociales se ve a los campesinos golpear salvajemente y además robar pertenencias a jóvenes de la comunidad gay por expresar simplemente su opinión, la cual ellos tomaron como si se tratara de una burla y provocación.  

 

Foto: Cortesía Eriko Stark

Y es que líderes campesinos zapatistas irrumpieron en Palacio de Bellas Artes luego de que un nieto de Emiliano Zapata se quejara de la pintura y anunciara un proceso legal contra el Instituto Nacional de Bellas Artes y el artista Fabián Cháirez, por plasmar al líder caudillo desnudo, en tacones y con un sombrero rosa.

Sin embargo, luego de la violecia contra la comunidad LGBTTTI, este colectivo, respaldado por el propio artista, el activista y escritor Antonio BertranAltare AC, la organización que realiza el Festival Internacional por la Diversidad Sexual (FIDS), han convocado a un evento de apoyo al creador, la libertad de expresión y los derechos culturales a través de un evento público este viernes a las 16:00 hotras en la explanada del Palacio Bellas Artes.

"Los actos realizados el día de hoy en el Palacio de Bellas Artes muestran una gran intolerancia hacia las expresiones artísticas de la población LGBTTTI y nosotros, como población que promueve el arte y la libertad de expresión, nos preocupa mucho esto porque creemos que va más allá, creemos que trasciende la agenda LGBTTTI y tiene que ver basicamente con la libertad de expresión", comentó Salvador Irys Gómez, promotor cultural, amante del arte homoerótico y actual director del FIDS.

El activista además agregó que aquellos que protestan, lo hacen sin conocimiento de causa: "Creo que las personas que están protestando no han entendido el contexto de la exposición, ni la pieza del artista, pues en realidad no se trata de un retrato de Zapata, sino una pintura que pone en evidencia la masculinidad hegemónica y se burla de ella, pero en realidad no es Zapata"  

El activista Salvador Irys Gómez, director del Festival Internacional por la Diversidad Sexual, invita a un evento de apoyo al artista y la libertad de expresión este viernes en Bellas Artes.

VANGUARDIA habló con Fabián Chairez, el creador de la pieza y dejó claro que la intención de su trabajo creativo es cuestionar la masculinidad.

El pintor chiapaneco Fabián Chairez plasmó al militar no solo desnudo, sino también en una delicada pose y portando tan solo una banda tricolor, tacones de pistola y sombrero, montando un caballo con una erección, con la intención de cuestionar el arquetipo de “macho” en México y aunque su obra “La Revolución” se expuso por primera vez en 2015 fue hace tan solo unas semanas que el país giró sus ojos hacia ella cuando el Museo del Palacio de Bellas artes la incluyó en su muestra “Zapata después de Zapata” y la usó como imagen para la publicidad en redes, prensa y otros medios.

En entrevista con VANGUARDIA el autor mencionó que esta pieza formó parte de su exposición individual “El jardín de las delicias” en la galería José María Velasco hace cuatro años, en la que incluyó obras similares, con personajes como el luchador El Santo también planteados desde una estética queer, todos hombres morenos, todos femeninos y vulnerables, en una clara contraposición a la figura del hombre hipermasculinizado y blanco que incluso predomina en la comunidad gay.
 
“He tenido la posibilidad de experimentar con elementos del imaginario nacional y me he enfocado en llevar a mis piezas a temas relacionados con los sectores que han sido relegados socialmente”, comentó Cháirez.
 
“Siempre he abordado elementos como el charro, los más reconocibles. Siempre los he abordado desde mi respectiva porque es una respuesta en contra de la falta de representación de algunos sectores de la sociedad y cuestionando también la masculinidad hegemónica que es la que aparece siempre en la publicidad, en los medios, la televisión y el cine”, agregó.
El interés público y mediático por su trabajo se disparó con esta reciente exposición pero en el pasado, mencionó, la opinión fue mayoritariamente positiva mientras que “las respuestas negativas habían sido debatidas por otros usuarios, en redes sociales, pero siempre ha existido mucho apoyo por parte de la comunidad LGBTTTQI”.
 
La muestra, que se realiza en el marco del centenario de la muerte de Zapata, presenta la pieza dentro de su sección “Otras revoluciones” en la que se encuentran obras que han utilizado el símbolo del caudillo para representar sus propias luchas, no solo en la comunidad LGBT+, sino también en el movimiento feminista, el zapatismo y los movimientos estudiantiles del 68, entre otros.
 
Al respecto de las opiniones negativas, algunas de las cuales hablan incluso de “denigrar” la figura del caudillo mencionó que “están evidenciando problemáticas que a veces creemos que ya están superadas pero realmente no es así, como la libertad de expresión, como la homofobia y se podría decir que la misoginia incluso”.
 
Una reportera preguntó algo muy acertado ¿dónde radica la ofensa?, eso nos hace evidenciar este rechazo a otro tipo de manifestaciones que no sean la hegemónica”, agregó. Es la familia del general la que en días recientes ha encabezado la indignación en respuesta a la pintura y su nieto Jorge Zapata González quien busca llevar a cabo acciones legales contra esta ofensa.
 
En rueda de prensa dijo que “para nosotros, como familia, es denigrar la figura de nuestro general pintándolo de gay. Yo no tengo nada contra los gays, tengo muchos amigos; no sé por qué en Bellas Artes, un lugar tan importante para todos, fueron a exponer la figura de nuestro general en esa forma y no lo vamos a permitir” y aunque aseguró algunas personas le han pedido que vaya a Bellas Artes a quemar el cuadro, ellos serán “respetuosos de las instituciones” pero “si ellos no quieren tomarla por la buena, al rato que la gente se enardezca no habrá poder humano que la pare”.