Foto: Especial
El gobernador informó que solicitará el apoyo de la la Arquidiócesis de Monterrey para evitar enlaces religiosos y así frenar los contagios por covid-19, el fin de semana hubo una trifulca en una quinta de Allende

MONTERREY.- Desde el pasado fin de semana en Nuevo León quedaron prohibidas las bodas, esto con la finalidad de evitar que se generen más contagios por covid-19, así lo confirmó el gobernador Jaime Rodríguez ''El Bronco''.

A través de una reunión virtual, el mandatario estatal informó que evitar la concentración de gente los oficiales del Registro Civil no podrá casar a nadie en la entidad, medida que ha sido calificada como dura pero necesaria para frenar los contagios.

De acuerdo con Heraldo de México, el gobernador señaló que dicha medida se adopta en respuesta a los dueños y trabajadores de salones de fiestas, quienes salieron a las calles para demandar la reapertura de sus negocios, argumentando que para los propietarios de quintas no se aplicaban las mismas restricciones.

Por ello, El Bronco recalcó que ningún oficial de Registro Civil no podrá acudir a domicilios para realizar ceremonias matrimoniales; por lo que si los ciudadanos quieren contraer matrimonio deberán asistir a la Oficialía del Registro Civil.

Rodríguez Calderón también solicitará el apoyo de la la Arquidiócesis de Monterrey para evitar enlaces religiosos y así tener mejores resultados.

“Le pediré eso al arzobispo para que ningún cura, ningún padre acuda, porque también eso es algo que nos causa un problema”.

RIÑA CAMPAL EN QUINTA DE ALLENDE

Por encima de la pandemia y el cierre de salones de eventos, en una quinta campestre se registró una batalla campal con saldo de vehículos dañados y más de una docena de golpeados. 

La reunión se realizó en el lugar conocido como quinta Eccesel en la que, según los vecinos, cada fin de semana hay fiestas y terminan en pleitos con el abuso del alcohol y sin guardar las medidas sanitarias por la pandemia. 

Los hechos se registraron la noche del sábado en la quinta ubicada en la Colonia Buena Vista donde se armó la pelea campal entre los asistentes quienes también dañaron varios vehículos. 

Los vecinos afirman que la Alcaldesa Patricia Salazar no responde a las denuncias de los ciudadanos sobre las fiestas en el lugar y más ahora que hay pandemia. 

El secretario de Salud estatal, Manuel de la O Cavazos informó que la quinta fue clausurada por elementos de la dependencia y el auxilio de la policía local. 

Si hay reincidencia podría alcanzar una multa de hasta un millón de pesos, dijo.

"Me llamó la alcaldesa de Allende, Paty Salazar, diciéndome de la quinta, que hacen reuniones sin sana distancia y bebidas alcohólicas; ya fue suspendida hace un momento mande personal de Salud y patrullas. Si la vuelve a abrir la vamos a volver a suspender. Y son multas que llegarían a un millón de pesos".

Por la pandemia este tipo de salones de eventos abiertos o cerrados están todavía sin actividad alguna, por lo que el funcionario ha solicitado el apoyo de los alcaldes que, afirma, le han dado el apoyo con los operativos. 

El municipio de Allende se localiza a unos 40 kilómetros al sur de Monterrey.