Archivo
Prometió que llegarán "cosas buenas" para reemplazarla, pese al fracaso de la legislación republicana para cambiar ese sistema.

El presidente de EU, Donald Trump, insistió hoy en que "está muerta" la reforma sanitaria aprobada en 2010 por el expresidente Barack Obama, conocida como "Obamacare", y prometió que llegarán "cosas buenas" para reemplazarla, pese al fracaso de la legislación republicana para cambiar ese sistema.

En su cuenta oficial de Twitter, Trump citó un artículo publicado este viernes en el diario The New York Times en el que se advertía que es posible que algunas partes del país no tengan ninguna aseguradora que ofrezca los planes de la reforma sanitaria el año que viene.

"El fracasado @nytimes por fin lo entiende: 'En los lugares donde ninguna compañía de seguros ofrece planes, no habrá forma de que los clientes de 'Obamacare' usen subsidios para comprar planes de salud'", escribió Trump al citar ese artículo.

"En otras palabras, Ocare (diminutivo de 'Obamacare') está muerto. Pasarán cosas buenas, sin embargo, ya sea con los republicanos o con los demócratas", dijo el presidente en otro tuit.

Esta no es la primera vez que Trump da por muerta la reforma de salud de Obama: el pasado 17 de marzo utilizó la misma expresión ("Obamacare está muerto") durante una reunión con legisladores republicanos en el Despacho Oval.

Pero sí es la primera vez que lo hace desde el fracaso del proyecto de ley republicano para acabar con "Obamacare" y reemplazarlo por otro sistema, retirado el pasado 24 de marzo, antes de llegar a votarse siquiera en la Cámara de Representantes, ante la falta de apoyos de ciertas facciones conservadoras.

Trump aseguró ese día que estaba "abierto" a intentar otra reforma de salud en el futuro, y pronosticó que este mismo año habría una "explosión" en el sistema establecido por la reforma sanitaria de Obama, con una fuga de las aseguradoras o un aumento desorbitado en los precios de las primas de los seguros médicos.

"Acabaremos teniendo una gran ley de salud una vez que el desastre de 'Obamacare' explote", afirmó entonces Trump desde el Despacho Oval, y confió en que, cuando eso ocurra, la oposición demócrata acceda a trabajar con él para cambiar el sistema de salud.

Archivo

El vicepresidente de EU, Mike Pence, ahondó en esas palabras unas horas más tarde durante un discurso en Columbus (Ohio), donde pronosticó que "'Obamacare' va a seguir explotando, lo que supone una gran carga para millones de estadounidenses".

"Pero el presidente y yo tenemos fe en que el Congreso va a hacer lo correcto. Me dicen que, ahora mismo, hay miembros del Congreso trabajando para diseñar legislación que permitirá el fin de 'Obamacare'", aseguró Pence, quien volvió a prometer que su Gobierno "derogará y reemplazará" la reforma sanitaria de 2010.

El artículo que Trump elogió del New York Times -un diario al que critica regularmente- analizaba el impacto que tendría una posible retirada de la aseguradora Anthem de los mercados de seguros creados por la reforma de Obama, lo que dejaría, según el diario, sin opciones a partes de los estados de Georgia, Misuri, Kentucky, Ohio y Colorado.