El recorrido lo hizo con su esposa Lu Qing, su hijo y el coleccionista británico Nicolai Frahm. / Archivo
Al artista chino quien ayer visitó Tepito, le explicaron en inglés que su nombre suena a ‘ay, güey’, equivalente a la expresión ‘oh, my god’

CIUDAD DE MÉXICO.- De incógnito. Sin fans ni fotógrafos. Así el artista chino Ai Weiwei recorrió ayer las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México.El disidente retrató la cotidianidad de Tepito, el famoso barrio bravo. Y esas imágenes las publicó en su cuenta de Instagram. Un local ambulante de películas pirata y otro de cigarros de origen incierto, estructuras metálicas como puestos comerciales y policías en descanso son escenas que registró.

El recorrido lo hizo con su esposa Lu Qing, su hijo y el coleccionista británico Nicolai Frahm. Es la segunda ocasión que Ai Weiwei visita la urbe; la primera fue en 2014 por su exposición Círculo de animales/Cabezas de zodiaco, instalada en el Museo Nacional de Antropología. Mariana Herrera, anfitriona de Ai Weiwei, le explicó al artista que los mexicanos usan la palabra “güey” como sinónimo de “tú”, mientras que la expresión “¡ay, güey!” equivale a “¡Oh, my God!”, en alusión a la manera en que suena el nombre de Ai Weiwei.

En su cuenta de Instagram, el artista subió fotografías y videos con los que muestra su visión sobre la vida cotidiana de la capital mexicana. Los puestos de comida callejera, los vendedores ambulantes, los taxis, las imágenes religiosas o los vestidos de quinceañera son algunos de los aspectos que han llamado la atención a Ai Weiwei.

El artista mostró su paso, junto con su familia, por las calles del centro histórico y lugares emblemáticos.

También se acercó al popular barrio de Tepito, donde se dejó fotografiar entre los armazones y carpas de los puestos del mercado.

Asistió, además, a un espectáculo de lucha libre, en el que tuvo la oportunidad de tomar instantáneas y de grabar fragmentos de algunos de los combates.