Rosario Piedra, presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). Foto: Cuartoscuro
La decisión de hacer un “examen especial” fue tomada por la GANHRI que aglutina a ombudspersons del mundo entero, en su periodo de sesiones de acreditación en diciembre pasado

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) será sometida a un “examen especial” por Global Alliance of National Human Rights Institutions (GANHRI), debido a que se le solicitó información relacionada sobre denuncias de “irregularidades” en el nombramiento de su presidenta, Rosario Piedra Ibarra, y no ha respondido a plenitud. Dicha revisión “está asociada con diversas preocupaciones relacionadas con un supuesto conflicto de intereses en el proceso de nombramiento de la actual ombudsperson”, informó la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH). 

La decisión de hacer un “examen especial” fue tomada por la GANHRI que aglutina a ombudspersons del mundo entero, en su periodo de sesiones de acreditación en diciembre pasado. 

Según la CMDPDH la revisión se inició “a partir de las preocupaciones planteadas por diversas organizaciones de la sociedad civil en una carta fechada en noviembre de 2019”.

Ese organismo internacional ha informado que la CNDH sí ha respondido a solicitudes de información que le ha hecho su Subcomité; sin embargo, ésta “no responde plenamente a todas las cuestiones planteadas. En consecuencia decide iniciar un examen especial”.

En esa carta de noviembre pasado las organizaciones mexicanas, señalaban que la designación de Piedra Ibarra estaba “teniendo un impacto negativo sobre la reputación internacional de la institución”. Ello porque había evidencias que la hoy presidenta de la CNDH, militaba en Morena. 

Lo que ponía en tela de juicio la independencia de la defensoría nacional. 

La conclusión de la CMDPDH es que “hoy tenemos una CNDH cooptada por el Estado y cuestionada internacionalmente”.