Foto: Especial
El actor podría fugarse, apuntan las autoridades

ESTADOS UNIDOS.- La justicia denegó este jueves una solicitud para regresar a México presentada por la defensa del actor mexicano Pablo Lyle, quien está acusado de homicidio involuntario por la muerte de un hombre al que golpeó durante una discusión de tráfico en Miami, Estados Unidos.

El juez Alan Fine no aceptó dejar en suspenso el arresto domiciliario de Lyle, quien, según sus abogados, quería regresar a México antes de la audiencia fijada para el 11 de julio para poder trabajar y sostener así económicamente a su familia.

La Fiscalía se opuso a la petición de la defensa por considerar que existe riesgo de fuga.

La defensa alegó en su petición que Lyle, de 32 años, no ha quebrantado las reglas de su arresto - “no ha visto la luz del sol”, dijo uno de los abogados-, no ha faltado a ninguna de las citas con la justicia y necesita seguir activo para ganarse el sustento.

Al comienzo de este proceso, cuando el hombre al que golpeó, un cubano de 63 años llamado Juan Ricardo Hernández, estaba todavía con vida en un hospital y Lyle solo estaba acusado de agresión, fue autorizado a viajar a México por trabajo y regresó para una audiencia judicial.

Las cosas cambiaron después de la muerte de Hernández, al que Lyle golpeó y dejó inconsciente en una calle de Miami el pasado 31 de marzo, según un vídeo de cámaras de seguridad.

El sexagenario murió el cuatro de abril en el hospital al que fue llevado luego del altercado.

Lyle, que había sido detenido poco después de los hechos y quedó en un primer momento en libertad condicional con una fianza de 5 mil dólares, fue acusado de homicidio involuntario, cargo del que se declaró no culpable el pasado 1 de mayo.

Desde el pasado nueve de abril cumple arresto en casa de un familiar con un grillete electrónico y bajo fianza de 50 mildólares. El juez Fine le retiró el pasaporte.

El inicio del juicio está previsto para el próximo 22 de julio por el cargo de homicidio involuntario, así como por el de agresión, que ya tenía, según el registro judicial de su caso.

Antes de eso, deberá comparecer ante el juez Alan Fine, del circuito judicial undécimo de Miami-Dade, el 11 de julio.

Un informe forense del condado de Miami-Dade difundido el 10 de abril reveló que Hernández murió a raíz de “complicaciones por trauma contundente en la cabeza”.

El escrito del médico forense indicó “homicidio” como probable causa de la muerte del hombre de 63 años.

Lyle iba camino del aeropuerto de Miami en un vehículo manejado por su cuñado.