Los servicios de emergencia también confirmaron a Efe que ha habido heridos, sin precisar cifras, y numerosas ambulancias se han desplazado a la zona.

Una explosión y tiros sacudieron hoy un complejo hotelero del norte de Nairobi, donde se han desplegado agentes de la Policía, informaron los medios locales.

La explosión se escuchó en el complejo 14 Riverside en el barrio de Westlands, donde se encuentra el lujoso hotel DusitD2, que suele acoger numerosas conferencias.

Según imágenes divulgadas por los medios locales, una columna de humo puede verse emanando del complejo y tres automóviles en llamas a la entrada.

Las fuerzas de seguridad han acordonado la zona, adonde se han desplazado ambulancias y camiones de bomberos, mientras un helicóptero sobrevuela el complejo, que está siendo evacuado.

Las fuerzas de seguridad ayudan a los civiles a huir de la escena mientras los automóviles se queman detrás, en un complejo hotelero en Nairobi, Kenia. Foto: AP

Un testigo presencial declaró a Efe que "se produjeron dos explosiones y hay heridos", sin aportar más detalles.

"Nos informaron de un tiroteo alrededor del hotel Dusit. Hemos enviado a agentes de la brigada antiterrorista (...). Deberíamos saber lo que están pasando en los próximos minutos", dijo el portavoz de la Policía Nacional, Charles Owino, citado por el diario "The Star". 

El grupo yihadista Al Shabab reivindica el ataque

El grupo yihadista somalí Al Shabab reivindicó hoy el ataque contra un complejo hotelero de Nairobi, que aún sigue en curso, según informaron medios kenianos y somalís.

"Estamos realizando una operación en Nairobi", señaló el grupo terrorista, según indicó el medio somalí Garowe.

Una explosión y tiros comenzaron a escucharse hoy sobre las 15.15 hora local (12.15 GMT) en el complejo 14 Riverside en el barrio de Westlands, donde se encuentra el lujoso hotel DusitD2, que suele celebrar numerosas conferencias.

Los atacantes pasaron el control de vehículos de acceso al complejo disparando a los guardas y lanzaron explosivos contra varios vehículos que se encontraban en el aparcamiento, según dijo la Policía al diario local Daily Nation.

Las explosiones y los tiros se siguen escuchando de forma esporádica dos horas después del inicio del ataque, según pudo comprobar Efe sobre el terreno.

Agentes de seguridad trasladan a un herido tras un tiroteo y varias explosiones en un complejo hotelero de Nairobi, Kenia. Foto: EFE

La Policía confirmó el ataque, aunque no especificó, de momento, que fuese un atentado terrorista, e informó de que se desplegaron unidades especializadas en la zona para enfrentarse a los atacantes, donde también se ha movilizado el Ejército.

Una agente de policía en la zona dijo a Efe que aún no se sabe cuántos atacantes ha habido ni el número de heridos o muertos.

Los servicios de emergencia también confirmaron a Efe que ha habido heridos, sin precisar cifras, y numerosas ambulancias se han desplazado a la zona.

También acudieron varios camiones de bomberos que han apagado varios vehículos que se encontraban en llamas, y un helicóptero de las Fuerzas Armadas sobrevuela la zona.

La mayoría de los atentados de Al Shabab en Kenia en los últimos años han sido en la frontera entre los dos países como represalia por la presencia en Somalia del Ejército keniano, desde octubre de 2011, para combatir a los yihadistas.

Sin embargo, el peor atentado de Al Shabab en territorio keniano ocurrió en abril de 2015, cuando 148 personas murieron en el asalto a la Universidad de Garissa (norte de Kenia), cuyas instalaciones mantuvieron bajo su control durante 16 horas.

En septiembre de 2013, al menos 4 terroristas de Al Shabab asaltaron el centro comercial Westgate en Nairobi, muy frecuentado por extranjeros, y mataron a 67 personas durante los cuatro días que estuvieron dentro del edificio, asediados por las fuerzas de seguridad.

Al Shabab, que anunció en 2012 su adhesión formal a la red Al Qaeda, controla parte del territorio en el centro y el sur del país y aspira a instaurar en Somalia un Estado islámico de corte wahabí.

Somalia vive en estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra.