Foto: Vanguardia/EFE
El papa Francisco bendijo palmas y ramas de olivo en la Plaza de San Pedro el domingo en el inicio de las celebraciones de Semana Santa

El papa Francisco bendijo palmas y ramas de olivo en la Plaza de San Pedro el domingo en el inicio de las celebraciones de Semana Santa. 

En su homilía del Domingo de Ramos, el pontífice argentino denunció el sufrimiento en el mundo actual, recordando a quienes "sufren por trabajos con condiciones de esclavitud, por tragedias familiares, por enfermedades (...) Sufren por guerras y por terrorismo, por intereses que están armados y listos para atacar". 

Los actos comenzaron con una procesión solemne, en la que el papa y los cardenales caminaron entre la multitud reunida en la plaza de San Pedro, portando hojas de palma con elaborados diseños trenzados. 

Las procesiones reflejan el carácter agridulce de la Semana Santa. Los devotos levantaron sus palmas y ramos de olivo para conmemorar la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. Más adelante en la semana conmemorarán su crucifixión y resurrección.