El paro de Volkswagen afecta a 28 mil empleados. Foto. EFE
Los ajustes laborales afectarán a asalariados de seis de las plantas que la empresa tiene en territorio alemán. Se trata de los centros de Emden, Zwickau, Kassel, Salzgitter, Braunschweig y Wolfsburgo, donde se encuentra la sede de la compañía.

Un total de 27,700 trabajadores de Volkswagen se podrán ver afectados por medidas de flexibilidad laboral, tales como la reducción de jornada, debido a la disputa que el consorcio automovilístico mantiene con dos de sus suministradores de piezas y que le ha obligado a parar la producción, informó hoy la compañía.

Según ha avanzado Volkswagen, hasta finales de agosto, es posible que estos empleados no cumplan con los turnos de trabajo que inicialmente estaban planeados.

En concreto, los ajustes laborales afectarán a asalariados de seis de las plantas que la empresa tiene en territorio alemán. Se trata de los centros de Emden, Zwickau, Kassel, Salzgitter, Braunschweig y Wolfsburgo, donde se encuentra la sede de la compañía.

El pasado sábado, el fabricante automovilístico anunció la paralización de la producción del modelo Golf en su planta matriz debido a la falta de componentes para los motores del vehículo y de elementos necesarios para el revestimiento de asientos.

En ese entonces, la compañía ya había avanzado que a partir de hoy se suprimirían turnos de trabajo y se ralentizaría el ritmo de trabajo en varias.

La razón del parón tiene su origen en una disputa que el consorcio mantiene con dos empresas proveedoras, con las que mantiene varios contenciosos.

Desde el comité de empresa de Volkswagen culpan a los proveedores de la actual situación.

Vista de la planta del fabricante automovilístico Volkswagen en Zwickau, Alemania. Foto: EFE

"A nuestro modo de ver, la responsabilidad es claramente de los suministradores. ¿O piensa usted que nosotros, como comité de empresa, no preguntamos quién es el culpable de que nuestros compañeros se queden en casa?", dijo el presidente del Comité de Empresa de la compañía, Bernd Osterloch, en declaraciones al diario Bild.

Por su parte, desde las empresas distribuidoras señalan que ha sido el consorcio quien ha provocado el parón al cancelar "sin aviso y sin motivo" encargos y negarse a abonar las compensaciones económicas correspondientes. "El parón de los suministros es en defensa propia, lo hacemos para defender el futuro de nuestros propios trabajadores", argumentaron desde las compañías abastecedoras.

Según información de dpa, representantes de las empresas suministradoras y de Volkswagen se reunirán este lunes en Wolfsburgo para intentar buscar una solución.