Rechazo. Sólo 1 por ciento de la población del lugar aceptaron la obra. Cuartoscuro
Según Global Rights Advocacy, antes de realizar la consulta esa empresa ya había obtenido diversos permisos y firmado contratos con cientos de personajes en tierras comunales

JUCHITÁN, OAX.- El parque Energía Eólica del Sur, con una inversión de mil 200 millones de dólares de la trasnacional japonesa Mitsubishi, fue inaugurado el 28 de mayo de 2019 y es considerado el más grande de Latinoamérica, pues sus 132 aerogeneradores tienen capacidad para producir 396 megawatts y cuenta con dos subestaciones y 77 torres.

Según indica el semanario Proceso, en su página de Internet la firma no dice a qué empresas vende la energía; sólo refiere que la subestación correspondiente a cada polígono se interconectaría a la subestación de CFE.

Aunque Eólica del Sur resalta que para establecerse en la región se realizó una consulta en las comunidades indígenas, a decir de la organización defensora de derechos humanos Global Rights Advocacy, se trató de un mero trámite y fue “amañada”, porque los contratos se firmaron entre 2012 y 2013, la consulta se realizó en 2015 y 2016 y la SJCN falló a favor de la empresa en noviembre de 2018.

Según Global Rights Advocacy, antes de realizar la consulta esa empresa ya había obtenido diversos permisos y firmado contratos con cientos de personajes en tierras comunales. Es decir, el parque eólico entró en fase de construcción cuando la SCJN todavía no emitía el fallo.

Además, la sentencia no mencionó que sólo 1 por ciento de la población indígena “aprobó el proyecto eólico; que dos informes de expertos, incluido uno de la ONU, confirmaron que la supuesta consulta fue inadecuada. Con información de Proceso