Foto: Especial
Los casos crecieron porque no se frenaron desde el principio

CDMX.- La Iglesia católica dejó crecer la pederastia, pues cuando había pocos casos no se atendieron rápido, sostiene Joaquín Aguilar Méndez, representante en México de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual por Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés).

Asegura que la pederastia clerical es frecuente en México porque “la Iglesia no agarró el toro por los cuernos cuando pudo... No se castigaban, no había ninguna autoridad que se acercara al agresor y le llamara la atención. La pederastia en la Iglesia era una bolita de nieve, pero se dejó crecer”, sostiene el abogado.

Aguilar, quien asegura haber atendido a más de 500 víctimas a través de SNAP, comenta que la principal debilidad de la Iglesia es que la Conferencia del Episcopado Mexicano no tiene datos sobre el tema.

“Cuando ocurre un abuso, el obispo lo denuncia directo a Roma, es decir, el Episcopado nunca se entera… además de no tener información, los obispos deciden cuáles casos van a denunciar y cuáles no”, acusa.

Antonio Gutiérrez, vocero de la Arquidiócesis de Guadalajara, coincidió en que el abuso sexual a menores ha crecido porque no hubo acciones para frenarlo: “Faltó mayor determinación para enfrentar los abusos”.

Para Gutiérrez este problema se explica por una “subcultura del silencio” en la que miembros del catolicismo no denunciaban.

“Algunas personas todavía dicen que… se tiene que combatir cuidando la imagen de la Iglesia. Ese es un obstáculo al cual nos enfrentamos para actuar con justicia”, detalla.

Recalca que esa actitud ha ido cambiando y pone como ejemplo los tres casos de pederastas que la Iglesia denunció ante la Fiscalía General de Jalisco: “No queremos quedarnos callados”.