Foto: Archivo
Su cuerpo quedó en el asfalto justo frente a la refaccionaria de la que era propietario en las calles de Barcelona y Bucareli en la Ciudad de México

En pleno Día del Padre un hombre de 48 años se disparó en la cabeza con una pistola que había atado a su mano con cinta adhesiva.

Su cuerpo quedó en el asfalto justo frente a la refaccionaria de la que era propietario en las calles de Barcelona y Bucareli , en la colonia Juárez , en la delegación Cuauhtémoc.

De acuerdo con El Universal, vecinos de la zona notificaron aproximadamente a las 00:30 horas a la policía de la CDMX que  había un herido de bala. Al arribar al lugar encontraron al sujeto sobre la banqueta con la pistola en su mano derecha, a unos cuantos metros estaba el casquillo.

Minutos después, un hombre llegó al lugar y dijo ser hijo del fallecido, a quien identificó como Francisco de 48 años .  Asimismo mencionó que por la tarde habían discutido, sin embargo, el se había dirigido a su casa en la colonia Obrera y al notar que su padre no llegaba se dirigó al taller donde lo encontró sin vida.