El Pentágono está en alerta ante un posible ataque del Talibán contra fuerzas estadounidenses y de la coalición mientras se retiran de Afganistán.

El Pentágono se prepara para un posible ataque del Talibán contra fuerzas estadounidenses y de la coalición mientras se retiran de Afganistán, una posibilidad que complica el panorama para el fin de la guerra más larga de Estados Unidos.

Hoy 1 de mayo es la fecha para que todos los soldados estadounidenses y de la coalición salgan salido de Afganistán bajo un acuerdo de febrero de 2020 entre el Talibán y el gobierno de Donald Trump. Como parte del acuerdo, el Talibán suspendió sus ataques contra las tropas estadounidenses y ningún soldado ha muerto desde entonces, pero el Talibán dijo que considerará que Estados Unidos violó el acuerdo por no cumplir con el plazo para la retirada total. Sus representantes no han dicho si atacarán o no a partir del 1 de mayo.

La decisión del presidente Joe Biden de proceder con una retirada final, aunque demorada, añade un nuevo elemento de riesgo de seguridad en momentos en que el resto de los entre 2,500 y 3,500 soldados estadounidenses, junto con unos 7,000 de la coalición y miles de contratistas, comienzan a partir. Biden dijo que todos los soldados habrán salido para el 11 de septiembre, la fecha de los ataques terroristas que motivaron a Estados Unidos a invadir Afganistán

Tenemos que suponer que este repliegue tendrá oposición”, dijo el martes el secretario de prensa del Pentágono John Kirby al explicar por qué el secretario de Defensa Lloyd Austin decidió mantener un portaviones en el Oriente Medio y trasladar al menos cuatro bombarderos B-52 y porciones de una fuerza especial del cuerpo Army Rangers a la región como precaución.

Sería irresponsable de nosotros no suponer que este repliegue de fuerzas, estadounidenses y de nuestros aliados de la OTAN, pudiera ser atacado por el Talibán”, añadió.

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas estadounidenses, dijo a reporteros que viajaban con él el jueves que la retirada es “compleja y no carece de riesgos”.