En la zona que colinda con las calles San Lorenzo y Miguel Cárdenas junto con Nacional, ya se encuentran los agentes del Ministerio para investigar la existencia de una videocámara . Foto: Vanguardia/Omar Saucedo
El joven que encontró a los gemelos abandonados la mañana del pasado lunes permanece bajo detención; autoridades del Ministerio Público lo señalan de haber cometido un delito

Tras haberse convertido en un héroe anónimo al reportar el hallazgo de dos gemelos de seis horas de nacidos que fueron abandonados en la colonia Bellavista, ahora, el hombre que emprendió el auxilio fue detenido por la autoridad. Con versiones encontradas, el Ministerio Público lo acusa de haber cometido un delito.

Fue durante las primeras horas de la madrugada del pasado lunes, cuando Brayan tocó las puertas de los vecinos para alertar que en una de las orillas del Parque Lineal de la colonia Bellavista, había encontrado a dos bebés recién nacidos en una bolsa de plástico.

“Un hombre vino a pedirnos una cobija y mi esposo pensó que era mentira. La sacó un vecino mío y taparon a los bebés. Primero llegó la Policía y después la Ambulancia. Eso fue como a las 2:00 y la ambulancia llegó como a las 3:00”, explicó una vecina que habita justo enfrente del parque, y que fue testigo de la Fiscalía para documentar el hallazgo. 

Durante la primera parte de ese día, Brayan permaneció a la orden del MP para rendir sus declaraciones conforme a la ley sobre la noticia que se postró sobre los medios de comunicación de la capital del Estado; sin embargo, al no tener más elementos que aportar el MP tomó la decisión de liberar su atestiguación.

Horas más tarde, un supuesto robo en una financiera cercana fue reportado a las autoridades, por el cual detuvieron al mismo joven que había rescatado a los menores; y ante ello el delegado de la Región, dio a conocer que el delito por el que se encuentra a consignación, finalmente fue clasificado como “daños”, manifestando a la par que dicha detención es ajena al caso de los menores. 

Sin embargo, por otro lado la madre del detenido, dio a conocer que Brayan ha mencionado que ha estado recibiendo golpes y torturas para que revele si fue contratado para arrojar la bolsa donde fueron abandonados los menores o tuvo que ver con la muerte de uno de ellos; sin embargo, destaca que si esta fuera una teoría concreta del caso, no existiría ninguna posibilidad de que él mismo haya realizado el reporte al 911.

“Tiene problemas, pero no es mala persona. Le tocó ir por el lugar, pasar y encontrarse con eso. Ahorita lo tienen detenido, quiso hacer un bien pero parece como si hubiera hecho mal. Él me dijo que lo están golpeando para que diga si le pagaron por ir a tirar esa bolsa o si mató a los bebés. Quieren sacar una verdad, pero no tiene nada que ver. Reportó y todo, en dado caso él no se hubiera quedado ahí”, manifestó.

 Hasta estos momentos, la autoridad de la Fiscalía General del Estado en la Región Sureste, también ha mencionado que no han logrado dar con el paradero de los padres, ni tampoco a una persona a quien se le pueda atribuir la posible responsabilidad del homicidio de uno de los menores.

 Por otro lado, la Procuraduría de los Niños Niñas y la Familia, también dio a conocer que el otro menor que recientemente cumplió dos días de nacido, se encuentra estable y fuera de peligro, aunque aún bajo observación médica.

Armando Ríos

Estudió Periodismo en la Ciudad de México.
Ha publicado en revistas locales, blog's nacionales y medios radiofónicos locales y en la Ciudad de México desde 2012, y cuenta con el Premio Estatal de Periodismo 2017. Cubre principalmente temas relacionados con los derechos humanos en el panorama de la migración, familiares de personas desaparecidas, así como a las Organizaciones No Gubernamentales encargadas de la promoción de los Derechos Humanos y a las propias Comisiones. También cubre fuentes referentes a temas de seguridad y justicia, transparencia y elecciones. Fue seleccionado en 2018 por la OMCT para la preparación de cobertura de la última sesión de México ante el Comité Contra la Tortura que se realiza en la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza