El problema para Pemex es que la petrolera cotiza instrumentos de deuda en el mercado de valores de Estados Unidos, en donde la Ley Sarbanes-Oxley de 2002, Sección 302 Responsabilidad Corporativa de los Informes Financieros obliga a las compañías a notificar a inversionistas o tenedores de bonos cuando hay obligaciones de pago adquiridas.

Petróleos Mexicanos (Pemex) corre el riesgo de ser acusado de fraude contable en Estados Unidos. La petrolera ha dejado de pagar contratos realizados, reconocidos e ingresados al sistema de bóveda electrónica que fondea la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a más de 950 empresas, entre pequeñas, medianas y grandes corporaciones, y no reporta esa deuda en sus estados financieros.

El monto que debe puede superar 100 mil millones de pesos o alrededor de 5 mil 200 millones de dólares a la paridad actual.

El problema para Pemex, de acuerdo con empresas involucradas en el problema que pidieron el anonimato por temor a ser separadas del padrón de proveedores y contratistas, es que la petrolera cotiza instrumentos de deuda en el mercado de valores de Estados Unidos, en donde la Ley Sarbanes-Oxley de 2002, Sección 302 Responsabilidad Corporativa de los Informes Financieros obliga a las compañías a notificar a inversionistas o tenedores de bonos cuando hay obligaciones de pago adquiridas.

“Si sabes que tienes una deuda adquirida, que la tienes que pagar y no lo notificas, incurres en fraude. Engañas a los accionistas diciéndoles ‘soy más eficiente’, cuando lo único que haces es ocultar deuda”, denunciaron.

 

La ley establece penalidades por demandas civiles superiores a 25 millones de dólares por emitir información falsa o engañosa.

El problema no es sólo la penalidad, sino la credibilidad de la petrolera ante inversionistas, tenedores de bonos y firmas calificadoras, expresaron los consultados.

EL UNIVERSAL solicitó a Pemex una posición sobre el asunto, pero no estuvo disponible de inmediato para comentar.

En la lista de las empresas que padecen la falta de pago desde marzo de este año, y a la que esta casa editorial tuvo acceso, figuran por los montos de contratos realizados y no pagados únicamente en materia de exploración y producción (unidad de negocio que más contratos y mayores montos distribuye al año) empresas como Cotemar, con 2 mil 157.2 millones de pesos; Dowell Schlumberger de México, mil 830.5 millones; Typhoon Offshore, mil 811.5 millones; J Ray McDermott de México, mil 551.1 millones; Baker Hughes, mil 103.7 millones; Cosl, mil 101.6 millones; Solar Turbines International, 831.8 millones; Weatherford, 743.2 millones; Subtec, 737.8 millones; Industrial Perforadora de Campeche, 712.3 millones, y Constructora Subacuática, con 569.4 millones.

Los montos señalados corresponden a marzo, por lo que el adeudo puede haber aumentado con el paso del tiempo.